El príncipe heredero de Arabia Saudita inicia su visita oficial a Francia

Anuncios

París (AFP)

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, inició este lunes su visita oficial a Francia, destinada a estrechar la relación entre ambos países en medio de fuertes tensiones en Medio Oriente.

El príncipe, que llegó el domingo procedente de Estados Unidos, cenó con el presidente francés Emmanuel Macron en el famoso museo del Louvre, en el corazón de París.

Los dos hombres, que marcan con su juventud un cambio de generación en sus respectivos países, hablaron sobre temas de "interés común, antes de mantener conversaciones oficiales el martes", indicó la presidencia francesa.

El joven príncipe de 32 años, llamado a reinar en un país clave en Medio Oriente, ha dado señales de apertura en su país y lleva a cabo una campaña de seducción para convencer a los occidentales que acompañen el proceso de modernización del reino conservador, al que busca preparar para la era pospetróleo.

Pero después de haber pasado tres semanas en Estados Unidos, donde multiplicó los encuentros y firmó contratos, el príncipe estará en Francia apenas tres días y el programa es bastante ligero e incluso ha tenido algunos reveses, lo que muestra que la relación entre ambos países parece avanzar a tientas.

Así, la visita anunciada de Mohamed bin Salmán a Station F, la incubadora de empresas digitales más grande del mundo, prevista para el lunes con el primer ministro Edouard Philippe, fue anulada el domingo por la noche.

Los dos hombres se contentarán con un almuerzo y el príncipe, quien es también ministro de Defensa, se reunirá por la tarde con la ministra francesa de los Ejércitos, Florence Parly.

- Una feroz rivalidad con Teherán -

Varias ONG tienen previsto manifestar contra esta visita el lunes. Muchas denuncian la venta de armas francesas que provocarían víctimas civiles en la guerra en Yemen, donde Riad se enfrenta con los rebeldes hutíes, que cuentan con el apoyo de su gran rival, Irán.

La feroz rivalidad entre Riad y Teherán será sin duda uno de los puntos más delicados de la agenda diplomática de esta visita.

Mohamed bin Salmán respalda la posición de su gran aliado histórico, Estados Unidos, que quiere revisar el acuerdo internacional sobre el nuclear iraní de 2015 y amenaza con retirarse antes del 12 de mayo. Francia, y los europeos en general, esperan salvar el acuerdo y Emmanuel Macron intentará convencer al príncipe de seguir el mismo camino.

En la agenda diplomática de esta visita figuran también varios temas candentes en la zona de influencia saudita. Además de Yemen, está la crisis siria, con el presunto ataque químico en Duma, el tema libanés, con las elecciones legislativas previstas en mayo, y la violencia entre israelíes y palestinos en Gaza.

En otro tema, ambos países podrían anunciar una cooperación en el ámbito cultural. El martes firmarán un acuerdo para el desarrollo turístico y cultural de la región de Al-Ula (norte), rica en zonas arqueológicas y paisajes excepcionales.

Este acuerdo prevé la creación de una agencia similar a la agencia France Museum, que dirigió la creación del museo del Louvre en Abu Dhabi, inaugurado en noviembre pasado.