La convención sobre las mujeres es una "herejía" para la Iglesia croata

Anuncios

Zagreb (AFP)

La Convención de Estambul sobre la violencia contra la mujer es "una herejía", denunciaron el martes los obispos de la pujante Iglesia católica de Croacia, tres días antes de su examen por el Parlamento.

"Todas las novedades, desviaciones y herejías ya existían. Pero hoy toman una nueva forma. Ayer era el liberalismo, el positivismo. Hoy es la teoría de género", declaró el arzobispo Zelimir Puljic durante una reunión de obispos del país. Este texto está pendiente de ratificación por los diputados croatas el viernes.

Apoyados por la Iglesia y el ala derecha del partido conservador HDZ en el poder, los tradicionalistas se oponen a la ratificación de esta convención destinada a luchar contra la violencia contra las mujeres, desde la violación conyugal a las mutilaciones genitales.

En su opinión, con el pretexto de proteger a las mujeres, el documento introduciría una "teoría de género" y socavaría los valores familiares tradicionales.

"Los obispos de Croacia no pueden aceptar la Convención de Estambul", insistió Puljic.

El jueves está prevista una manifestación en contra del documento en Split, la segunda ciudad de este país ubicado en la costa adriática. El 12 de marzo varios miles de personas se manifestaron en Zagreb contra esta Convención del Consejo de Europa.

Esta marcha fue organizada después de que el primer ministro, Andrej Plenkovic, parte del ala centrista del HDZ, anunciara que la Convención de Estambul sería presentada al Parlamento para su ratificación.

Plenkovic había asegurado sin embargo que la ley de ratificación añadiría un pasaje para asegurar que los planes de estudios escolares "no introduzcan teoría de género" y que no habría enmiendas a la Constitución, que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Casi el 90% de los 4,2 millones de croatas son católicos.

La Convención de Estambul ha sido ratificada por 28 países, de los cuales 17 forman parte de la Unión Europea, a la que Croacia se unió en 2013.