Corte decide en apelación sobre absolución de serbio acusado de crímenes de guerra

Anuncios

La Haya (AFP)

Un tribunal internacional debe anunciar este miércoles el veredicto en el jucio de apelación del ultranacionalista serbio Vojislav Seselj, acusado de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra durante los conflictos en la antigua Yugoslavia y absuelto en primera instancia.

El veredicto será comunicado a las 12H00 GMT, en ausencia del acusado, por el Mecanismo para los Tibunales Penales Internacionales (MTPI), corte de apelación del Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia (TPIY).

En marzo de 2016, al final de un juicio de ocho años, Vojislav Seselj fue absuelto por el TPIY de nueve cargos de "limpieza étnica" contra croatas, musulmanes y otros no serbios en los años 1990.

"Este veredicto no me interesa", declaró a la AFP Seselj, fundador del opositor Partido Radical Serbio (SRS), al anunciar su ausencia en La Haya, donde sesiona el tribunal.

"Vencí al tribunal en La Haya, porque el fiscal no tenía ninguna prueba de mis presuntos crímenes de guerra", declaró Seselj, que fue elegido diputado en 2016.

"Nunca renunciaremos a la idea de una Gran Serbia", dijo Seselj.

La fiscalía, que apeló el fallo del TPIY en 2016, quiere anular un veredicto que contiene "numerosos errores".

Para sus detractores, Vojislav Seselj, 63 años, personificó el nacionalismo serbio durante las guerras de la exYugoslavia, guerras que azuzó con sus discursos incendiarios, como en 1991, durante el asedio de Vukovar, cuando hizo un llamamiento a "no perdonar a nadie".

Según el fiscal Serge Brammertz, Seselj promovió "una política tendiente a reunir todos los 'territorios serbios' en un estado serbio homogéneo, denominado 'Gran Serbia', y fue miembro de una "iniciativa criminal común" junto al expresidente serbio Slobodan Milosevic, muerto en una cárcel de La Haya en 2006.

Seselj es totalmente responsable de las arengas a matar, perseguir, realizar desplazamientos forzados de población y torturar durante la guerra que dejó 20.000 muertos en Croacia y 100.000 en Bosnia.

Sin embargo, en 2016, el TPIY, presidido por el juez francés Jean-Claude Antonetti estimó que Vojislav Seselj no era el "jefe jerárquico" de las milicias del Partido Radical Serbio (SRS), que estaban bajo el control del ejército, y que por lo tanto no era responsable de sus actos.

Autorizado a regresar a Serbia en 2014, para seguir un tratamiento contra el cáncer, Seselj consideró el veredicto "honorable y justo".

Por el momento no se sabe si el gobierno serbio entregará a Seselj si es condenado en apelación.

"Tienen que preguntarle a las autoridades. Hasta ahora, no querían hacerlo", dijo Seselj.

La absolución del nacionalista serbio había provocado la ira de Croacia, reabierto las divisiones en la antigua Federación de Yugoslavia, y provocado la indignación de juristas e historiadores.

Los expertos calificaron el veredicto de "enorme error" que se burla del derecho internacional y reescribe la historia.

En una opinión disidente, la jueza Flavia Lattanzi afirmó que la "mayoría había dejado de lado todas las reglas del derecho humanitario internacional que existían antes del tribunal".