Brasil

Al menos 20 personas murieron en un intento de fuga en una cárcel de Brasil

Fotografía cedida por el medio O Liberal que muestra a policías durante un operativo, el martes 10 de abril de 2018, en Belén (Brasil).
Fotografía cedida por el medio O Liberal que muestra a policías durante un operativo, el martes 10 de abril de 2018, en Belén (Brasil). Claudio Pinheiro /Cortesía O Liberal / EFE

Una prisión en la región de Belén fue el escenario de una explosión y una fuga frustrada, en la que murieron presos y un guardia. La Secretaría de Seguridad Pública desconoce el perfil de los fallecidos y cuántos reclusos lograron escapar.

Anuncios

Al menos 20 personas murieron este martes, en un intento de fuga frustrado en una cárcel de la región brasileña de Belén, ubicada en el norte del país, en el estado amazónico de Pará. Aunque la Secretaría de Seguridad Pública estatal desconoce el perfil de todos los fallecidos, sí pudo confirmar que entre las víctimas se encuentran mayoritariamente presos y uno de los guardias carcelarios.

El incidente se produjo en el Centro de Recuperación Penitenciario de Pará III, luego de que un grupo de hombres armados colocaran explosivos en uno de los muros, ayudando a quienes tramaron la fuga. El intercambio de disparos entre los presos y los guardias ocurrió tras la explosión, y terminó con la llegada de refuerzos policiales.

Las autoridades encontraron junto a los cuerpos de los presos y de los pistoleros dos fusiles, tres pistolas y dos revólveres. Otros cuatro agentes penitenciarios fueron heridos durante el enfrentamiento armado.

La prisión traspasaba su capacidad de presos

Este centro carcelario atacado forma parte del Complejo Penitenciario de Santa Izabel y contaba con 659 internos, traspasando su capacidad de 432 reclusos. Además del hacinamiento, distintos grupos de derechos humanos habían denunciado que la prisión sufría graves condiciones sanitarias.

No es la primera vez que Brasil vive un intento de fuga como este. Las rebeliones de presos, los asesinatos de reclusos y los enfrentamientos entre bandas, a veces por el control de drogas, son recurrentes en las cárceles brasileñas y han sido acciones criticadas por la misma ONU.

Precisamente, el pasado 5 de abril, cinco presos murieron y otros nueve sufrieron quemaduras en un incendio provocado en la Penitenciaría Regional de Río Grande, en el estado de Río Grande do Sul. Un episodio que recuerda al de enero de 2017 en el Complejo Penitenciario de Anísio Jobim, donde 56 presos fallecieron por una lucha entre facciones rivales.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24