Un "ejército" de pescadores en el lago chino de las Mil Islas

Anuncios

Qiandaohu (China) (AFP)

En una mañana soleada, decenas de miles de carpas brincan moviendo la cola para esquivar las redes de un ejército de pescadores que las persigue por el lago de las Mil Islas, en el este del China.

Como cada año, en abril comienza la temporada de pesca para Ye Zhiqing, a la cabeza de una flotilla de cien barcos en esta superficie de agua dulce de la provincia de Zhejiang.

Esta pintoresca reserva, llamada lago Qiandao ("Mil Islas") en chino por sus numerosos islotes verdes y de un tamaño equivalente a cinco veces París, es conocida por sus aguas cristalinas ricas en peces.

La temporada de pesca dura diez meses. Ye Zhiqing y sus hombres se levantan de madrugada para escrutar la superficie en busca de carpas.

"Somos algo así como pastores nómadas en la pradera", bromea Ye. "Seguimos a los peces allá donde vayan".

En cuanto localiza las carpas, la flotilla se coordina. Los barcos grandes sueltan redes inmensas y los pequeños canalizan hacia ellos los bancos de peces.

"Es como un ejército durante una batalla. Primero los exploradores localizan al enemigo. Luego lo rodeamos y le tendemos emboscadas", explica el capitán.

Las miles de carpas caídas en la trampa no tienen escapatoria. Se agitan.

El gobierno local apoya esta técnica pesquera considerada sostenible porque permite a los peces más jóvenes escapar de las redes.

Ye nació en una familia de agricultores, pero su destino cambió en 1960, cuando la construcción de una presa hidroeléctrica dio origen al lago.

Cientos de miles de personas fueron desplazadas y las aguas anegaron una localidad de 2.000 años de antigüedad, accesible por submarino.

El turismo y la pesca se han convertido en las principales fuentes de ingresos de la zona. Pero encontrar a pescadores es una tarea ardua debido a que los jóvenes prefieren marcharse a la ciudad en busca de trabajos más descansados, cuenta Ye Zhiqing.

"Somos hijos de la aldea y nos criamos con muchas adversidades. Pero los hijos de hoy ya no quieren estos padecimientos".