Saltar al contenido principal

Alto funcionario japonés acusado de acoso sexual se libra de una investigación

Anuncios

Tokio (Japón) (AFP)

El ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, decidió no investigar ni sancionar a un alto funcionario de su ministerio acusado de haber acosado sexualmente a varias periodistas, considerando que se había mostrado "suficientemente arrepentido".

El semanario Shukan Shincho informó esta semana de que el viceministro administrativo de Finanzas, Junichi Fukuda, acosó a una periodista en un bar, pidiéndole tocarle los pechos y besarla.

La revista añade que otras periodistas dijeron haber sido acosadas por Fukuda, que habría pedido besarlas y llevarlas a un hotel.

Estas acusaciones se producen cuando el gobierno enfrenta un doble escándalo de favoritismo que ha mermado enormemente la popularidad hasta ahora alta del primer ministro Shinzo Abe y provocado que la oposición exija las renuncias de Abe y Aso.

Mientras Fukuda niega estas acusaciones, el ministro de Finanzas dijo el jueves haber hecho una advertencia al funcionario por su conducta y agregó que no tenía intención de investigar más o de sancionarle.

"Le pedí que actuara con buena educación, sabiendo cómo está el clima actual", declaró Aso ante el Parlamento, en una aparente alusión a la atención que ya está recibiendo el Gobierno por el escándalo de favoritismo.

"Como he tenido la sensación de que estaba suficientemente arrepentido, no tengo intención de investigar más", añadió y consideró inútil castigar a Fukuda porque, según él, con una "advertencia oral valía".

El viernes, el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, rechazó comentar el caso, declarando simplemente que estaba de acuerdo con "las declaraciones del ministro Aso" en el Parlamento.

Tras las revelaciones sobre la falsificación de documentos referentes a la venta de un terreno del Estado por un precio muy inferior a su valor de mercado, los sondeos de marzo mostraron una caída de la tasa de apoyo a Abe, que ha caído en picado desde las legislativas de octubre que le concedieron una holgada victoria para un nuevo mandato. Abe niega toda implicación en este caso.

Japón es uno de los países con la menor representación de mujeres en política y arrastra un sexismo profundamente arraigado.

Según un sondeo realizado por el gobierno en 2017, tan solo un 2,8% de las víctimas de violaciones dijeron haber hablado con la policía, mientras que el 58,9% no se lo había contado a nadie, ni siquiera a amigos ni familiares. El movimiento #MeToo, que ha reforzado la toma de conciencia del problema del acoso sexual a escala mundial, ha tenido en Japón, salvo por algunas voces, una acogida casi muda.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.