La web Backpage, señalada de prostitución, se declara culpable en EEUU

Anuncios

Washington (Estados Unidos) (AFP)

Backpage.com, el sitio web de anuncios clasificados cerrado recientemente por las autoridades estadounidenses acusado de facilitar la prostitución de menores, se declaró culpable de tráfico de personas, anunció el jueves el secretario de Justicia.

Backpage, señalado de ser la mayor plataforma web de prostitución del mundo aunque entre sus millones de anuncios clasificados muchos no se referían a servicios sexuales, fue clausurado por las autoridades estadounidenses el 6 de abril y siete de sus responsables inculpados.

Según un acuerdo judicial alcanzado con el jefe de la empresa, Carl Ferrer, de 57 años, éste se comprometió a cooperar en el procesamiento penal de los presuntos co-conspiradores Michael Lacey, de 69 años, y James Larkin, de 68.

Aunque ambos vendieron su parte de Backpage en 2015, el documento de acusación dice que desde entonces han "mantenido un control significativo sobre el sitio web", recibiendo decenas de millones de dólares.

Ferrer también se declaró culpable de cargos de lavado de dinero en California y Texas, donde la compañía a su vez admitió su culpabilidad en cargos de tráfico de personas, según los fiscales generales de esos estados.

"Por demasiado tiempo, Backpage.com fue el sitio de mercado dominante para el comercio de sexo ilegal, un lugar donde los traficantes sexuales frecuentemente ofrecían a niños y adultos por igual", dijo el fiscal general Jeff Sessions.

"Pero esta ilegalidad se acaba ahora mismo", añadió.

En el acuerdo de cooperación, Ferrer reconoce su mal actuar y dice que trabajó con otras personas para "crear procesos de 'moderación' en los que Backpage eliminaba términos e imágenes que referían particularmente a la prostitución y publicaban luego las versiones revisadas de los avisos".

"Tal edición por supuesto que no cambiaba la naturaleza ilegal del servicio ofrecido en el aviso", añade.

Los términos del acuerdo también requieren que Ferrer colabore con las autoridades estadounidenses en el cierre de la operación de la páginas, así como que entregue bienes y otras propiedades de Backpage.

El Congreso de Estados Unidos aprobó el mes pasado una ley que permite a las víctimas de tráfico sexual entablar procesos judiciales contra los dueños de los sitios web que promueven o facilitan esa práctica.