Conflicto Israel-Palestina

Nuevos enfrentamientos en la Franja de Gaza entre israelíes y palestinos

Manifestantes palestinos queman una pancarta que muestra una representación de una bandera israelí con la imagen del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, el ministro de Defensa Avigdor Lieberman, el presidente estadounidense Donald Trump y el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman, durante una protesta donde exigen el derecho a regresar a su patria, en el sur de la Franja de Gaza, el 13 de abril de 2018.
Manifestantes palestinos queman una pancarta que muestra una representación de una bandera israelí con la imagen del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, el ministro de Defensa Avigdor Lieberman, el presidente estadounidense Donald Trump y el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman, durante una protesta donde exigen el derecho a regresar a su patria, en el sur de la Franja de Gaza, el 13 de abril de 2018. Ibraheem Abu Mustafa / Reuters

Un muerto y decenas de heridos deja el tercer viernes de la Gran Marcha de Retorno en la frontera entre Gaza e Israel. Los manifestantes ondearon banderas palestinas y otras pancartas en contra de las autoridades israelíes.

Anuncios

Pasada la oración del mediodía, miles de palestinos acudieron este viernes 13 de abril a los cinco campamentos de protesta levantados desde el 30 de marzo, cerca de la frontera israelí, donde ondearon banderas palestinas, para continuar con la Gran Marcha del Retorno.

Un palestino murió hoy de un disparo en el pecho en el este de Jan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza, según informaron fuentes médicas palestinas, y hasta la fecha ha habido 33 víctimas palestinos, la mayoría en las manifestaciones con las cuales buscan reclamar el derecho de los refugiados a volver a sus ciudades de origen, que se encuentran hoy en territorio de Israel. Otros han muerto como resultado de incidentes violentos en la frontera. Las movilizaciones han tenido su punto más álgido el viernes de cada semana y durarán hasta el 15 de mayo (Día de la Nakba o catástrofe).

El portavoz del Ministerio de Salud de Gaza, Ashraf al Qedra, anunció el "martirio" de Abudlá Mohamed al Shehri, de 28 años, poco después de declarar que había un herido en estado crítico que había sido operado en un hospital del enclave bajo bloqueo israelí.

Los métodos usados por las tropas israelíes para neutralizar las marchas ha sido blanco de críticas de la comunidad internacional. Un portavoz militar israelí dijo que los manifestantes estaban enfrentando a los soldados y "respondiendo con medios de dispersión antidisturbios mientras disparaban también de acuerdo con las reglas de enfrentamiento".

Ningún israelí ha sido asesinado durante las manifestaciones, y los grupos de derechos humanos dicen que el ejército israelí ha utilizado fuego real contra los manifestantes que no representan una amenaza inmediata para la vida. Israel dice que está haciendo lo que debe hacer para defender su frontera y evitar que cualquiera de los manifestantes cruce la cerca.

Desde que comenzaran estas manifestaciones, el ejército israelí ha movilizado a soldados y tiradores que están apostados en montículos de arena en la zona fronteriza para prevenir la aproximación a la valla con medios antidisturbios y también con munición real.

En un campamento al este de la ciudad de Gaza, los jóvenes llevaban sobre sus hombros un ataúd envuelto en una bandera israelí con las palabras: "El fin de Israel". Ese país ha declarado la zona como prohibida y ha desplegado francotiradores del ejército a lo largo de ella.

70 años de guerra y reclamación de territorio

La protesta planeada de seis semanas ha revivido una demanda de larga data del derecho al retorno de los refugiados palestinos a las ciudades y pueblos de los cuales sus familias huyeron, o fueron expulsados, cuando el Estado de Israel fue creado hace 70 años, cuando cientos de miles de palestinos fueron desplazados en medio de la violencia que culminó en la guerra entre el recién creado Israel y sus vecinos árabes en mayo de 1948.

Los sucesivos gobiernos israelíes han descartado cualquier derecho de retorno, por temor a que el país pierda su mayoría judía. "Algunas personas creen que somos idiotas para pensar que los israelíes nos permitirán entrar, es posible que no, pero no dejaremos de intentar regresar", dijo un manifestante, el funcionario de 37 años Ahmed, mientras se encontraba en lo alto de una colina con vista la valla israelí

El gobierno israelí acusa a Hamas, el movimiento islamista que ha gobernado Gaza en gran parte desde que los soldados y colonos israelíes se retiraron en 2005, de haber instigado las protestas y de usarlas como cobertura para lanzar ataques. "Israel continuará defendiendo sus fronteras y sus ciudadanos. Su país haría lo mismo", dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí en Twitter.

Salah Abdulati, miembro del comité organizador compuesto por diversos sectores sociales y políticos, explicó a Efe que la manifestación de hoy se centrará en las banderas, después de que el pasado viernes utilizaran los neumáticos como emblema y quemaran cientos de ellos junto a la valla de separación con Israel para obstaculizar la vista de los tiradores israelíes.

"Durante las actividades (de hoy), también serán quemadas banderas israelíes para absorber la ira de los participantes palestinos hasta que Israel cumpla con las demandas de la población en la Franja de Gaza, especialmente el alivio del bloqueo", declaró Abdulati.

Grandes banderas israelíes fueron colocadas a la entrada de los campamentos de protesta, que los palestinos pisaban como símbolo de rechazo a "la potencia ocupante".

El Ejército israelí atribuye estas protestas al movimiento islamista Hamás, que considera terrorista, y ha advertido de que seguirá respondiendo a los "intentos de dispararles, explosivos en la valla, lanzamiento de granadas, bombas incendiarias, piedras y pantallas de humo".

Más de 30.000 personas participaron en la primera convocatoria de la Gran Marcha del Retorno y 20.000 lo hicieron el viernes 6 de abril en unas manifestaciones que congregan a un gran número de familias y que suele aumentar en asistencia e incidentes según transcurre la jornada.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24