El ultraderechista Bolsonaro es denunciado por racismo en Brasil

Anuncios

Brasilia (Brasil) (AFP)

La fiscalía general de Brasil denunció este viernes al diputado de ultraderecha y precandidato a la presidencia Jair Bolsonaro por "racismo" contra comunidades descendientes de esclavos, indígenas, refugiados, mujeres y LGBTs, informó la institución.

Si el Supremo Tribunal Federal (STF) acepta la denuncia y lo condena por racismo antes de octubre, Bolsonaro -segundo en las encuestas- podría quedar inhabilitado para disputar las elecciones, aunque la lentitud de la justicia juega a favor del diputado, según JOTA, sitio especializado en noticias judiciales.

Bolsonaro podría ser condenado a "una pena de reclusión de uno a tres años" y la fiscal general Raquel Dodge pide "el pago mínimo de 400.000 reales (unos USD 117.500) por daños morales colectivos", afirma en un comunicado la fiscalía.

Él asegura que se trata de "ataques infundados".

Ante un público de unas 300 personas durante una conferencia en el Club Hebraica de Rio de Janeiro en abril del año pasado, Bolsonaro "usó expresiones de cuño discriminatorio, incitando al odio y afectando directamente a varios grupos sociales", detalla el comunicado.

En su denuncia, Dodge reproduce algunos fragmentos de su discurso, como aquel en que afirmó: "Yo tengo cinco hijos. Fueron cuatro varones, y en la quinta, flaqueé y vino una mujer".

Bolsonaro apuntó igualmente "su discurso de odio hacia los indios, imponiéndoles la culpa por la no construcción de tres hidroeléctricas en Roraima (norte) y criticando la demarcación de tierras", añade el texto.

También se refirió a los integrantes de comunidades quilombolas (descendientes de negros esclavizados) "como si fuesen animales", utilizando expresiones de la época en que eran tratados como mercancía y "no satisfecho, el acusado afirmó que los quilombolas no hacen nada y no sirven ni para procrear", afirma la denuncia.

El documento también rescata expresiones homofóbicas usadas en otras ocasiones por el diputado: "No voy a combatir ni discriminar pero, si veo dos hombres besándose en la calle, los voy a golpear" o "prefiero que un hijo mío muera en un accidente antes de que aparezca por ahí con un bigotudo".

La asesoría de Bolsonaro retrucó: "Es lamentable asistir a ataques infundados, cuyo objetivo es el de generar noticias sensacionalistas para denigrar la imagen de aquel que es, de hecho, el mayor fenómeno político de Brasil en los últimos años".

El diputado "no tendrá ninguna dificultad para demostrar en la esfera judicial que él no es racista", añade el comunicado.

Bolsonaro fue condenado en 2017 a indemnizar a la diputada de izquierda Maria do Rosario por haberle dicho en 2014 que no merecía ser violada porque era "muy fea". Aunque el caso levantó una gran polémica, según la prensa brasileña no afecta sus aspiraciones electorales por tratarse de una acción en la esfera civil y no penal.

Las elecciones de 2018 en Brasil se presentan como las más inciertas de los últimos tiempos, teniendo en cuenta que el contendiente más popular hasta el momento, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), tiene su candidatura en jaque tras haber sido condenado y preso por corrupción y lavado en el caso "Lava Jato".