Bombardeos en Siria

Rusia promete que habrá “consecuencias” tras el ataque conjunto sobre Siria

Soldados sirios agitan banderas de Irán, Rusia y Siria durante las protestas en Damasco contra los bombardeos liderados por Estados Unidos, el 14 de abril de 2018.
Soldados sirios agitan banderas de Irán, Rusia y Siria durante las protestas en Damasco contra los bombardeos liderados por Estados Unidos, el 14 de abril de 2018. Omar Sanadiki, Reuters

El embajador ruso en Estados Unidos advirtió sobre posibles represalias tras la ofensiva de Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Rusia e Irán, aliados de Siria, calificaron el ataque como una “violación de la ley internacional”.

Anuncios

A través de su cuenta de Twitter, el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antónov, fue una de las primeras voces oficiales rusas en reaccionar tras el ataque tripartito de Estados Unidos, Reino Unido y Francia sobre Siria, en respuesta al presunto ataque químico perpetrado por el gobierno de Bashar Al Asad en Duma el 7 de abril de 2018.

Antónov advirtió que “tales acciones no quedarán sin consecuencias”, a la vez que aseguró que “se está implementando un escenario prediseñado”.

Además, agregó que “insultar al presidente de Rusia es inaceptable e inadmisible” y cargó contra Estados Unidos, al considerar que “el poseedor del mayor arsenal de armas químicas no tiene el derecho moral de culpar a otros países”.

Por su parte, en declaraciones citadas por la agencia rusa Interfax, el presidente del comité de Asuntos Internacionales de la cámara alta del Parlamento ruso, Konstantin Kosachev, consideró que los ataques violan la legislación internacional y deslizó que la intención de la ofensiva podría ser un intento de “complicar” o “descarrilar por completo” la misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que había llegado a Duma para buscar evidencias sobre el presunto ataque con armas químicas de Siria.

Por otro lado, según informaron medios estatales sirios, el gobierno de ese país calificó el ataque de "violación flagrante" y consideró que estaba "destinado a fracasar".

En tanto, a través de un comunicado difundido por la televisión estatal iraní, el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país condenó enérgicamente los ataques de Estados Unidos y sus aliados, a los que acusó de tomar “medidas militares contra Siria a pesar de la ausencia de evidencia probada” sobre el supuesto uso de armas químicas.

“Asumirán la responsabilidad de las consecuencias regionales y transregionales de este aventurerismo”, agregó el organismo.

La ONU pide moderación ante las “circunstancias peligrosas” actuales

El secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a la moderación a los países miembros de la organización ante las “circunstancias peligrosas” actuales y pidió respeto al derecho internacional tras el ataque tripartito contra Siria.

A través de un comunicado, Guterres pidió a los estados miembros que “eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio”.

Además, el líder del organismo apuntó contra el Consejo de Seguridad y lo instó a que “asuma sus responsabilidades” para “el mantenimiento de la paz”. En ese sentido, reiteró su “profunda decepción” por el reiterado fracaso del ente en la creación de “un mecanismo efectivo que fije las responsabilidades por el uso de armas químicas en Siria”.

Por último, Guterres insistió en que el uso de armas químicas “es aborrecible” y el sufrimiento que provoca “es horrendo”.

Estados Unidos no contempla "ataques adicionales" sobre Siria

El ataque desplegado de manera conjunta por Estados Unidos, Francia y Reino Unido no contempla réplicas. Así lo dio a conocer James Mattis, secretario de Defensa de Estados Unidos desde el Pentágono.

La respuesta de Mattis se produjo minutos después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara una operación combinada entre Francia, Reino Unido y su país como respuesta al presunto ataque con armas químicas del gobierno sirio ocurrido el 7 de abril en Duma.

En su intervención ante los medios, Mattis y el general de la Marina, Joseph Dunford, explicaron que tres instalaciones principales de armas químicas fueron atacadas por misiles lanzados desde el mar y desde aviones, lo que activó las defensas aéreas sirias. No obstante, no pudieron confirmar cuántos proyectiles alcanzaron sus objetivos.

En ese sentido, los funcionarios reconocieron que la ofensiva conjunta tuvo como objetivo degradar la capacidad de las armas químicas de Siria, sin la intención de provocar víctimas, tanto de civiles como de los múltiples combatientes extranjeros, en particular los de Rusia, que participan en la guerra civil siria.

“Específicamente identificamos estos objetivos para minimizar el riesgo de que las fuerzas rusas estuvieran involucradas”, dijo Dunford, a la vez que agregó que los militares estadounidenses alertaron a Rusia para que no utilizara el espacio aéreo, aunque no realizaron ninguna “notificación previa” formal al ataque.

Asimismo, Mattis señaló que Estados Unidos y sus aliados decidieron llevar a cabo los bombardeos luego de contar con pruebas concluyentes sobre la utilización de gas cloro en el ataque de las fuerzas sirias en Duma, el 7 de abril de 2018.

Al mismo tiempo, el secretario de Defensa no descartó que el gobierno de Bashar Al Asad haya utilizado gas sarín –una sustancia más mortífera que el gas cloro-, aunque no cuentan con indicios firmes sobre ello. “Estamos muy seguros de que se usó cloro. No descartamos el sarín en este momento”, dijo.

Los objetivos de la ofensiva incluyeron tres instalaciones de armas químicas

Según el informe del Pentágono, el primero de los objetivos era un centro de investigación científica ubicado en el área metropolitana de Damasco. Las autoridades estadounidenses lo describieron como una instalación para la investigación, el desarrollo, la producción y las pruebas de armas químicas y biológicas.

El segundo punto fue un centro de almacenamiento de armas químicas en el oeste de la ciudad de Homs. “Evaluamos que esta era la ubicación principal del sarín sirio y el equipo de producción de precursores químicos”, detalló Dunford.

El tercer objetivo de la ofensiva conjunta también se ubicaba en las cercanías de Homs y se trató de otra instalación de almacenamiento de equipos de armas químicas y un puesto de comando.

Los funcionarios también indicaron que, hasta el momento, no había indicios de contraataques de las defensas sirias contra aviones o barcos occidentales.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24