Premio Nobel en crisis

El Premio Nobel de Literatura en crisis por acusaciones de acoso sexual

La Secretaria Permanente, Sara Danius, habla a los medios de comunicación al salir de una reunión con la Academia Sueca en Estocolmo.
La Secretaria Permanente, Sara Danius, habla a los medios de comunicación al salir de una reunión con la Academia Sueca en Estocolmo. Jonas Ekstromer / Reuters

El Nobel de Literatura atraviesa tiempos difíciles después de que el esposo de la académica Katarina Frostenson fuera acusado de 18 casos de acoso sexual. El escándalo ha dejado las actividades de la Academia Sueca en pausa.

Anuncios

El Comité de la Academia Sueca responsable de seleccionar cada año el Premio Nobel de Literatura ha aceptado la renuncia de la académica y poetisa Katarina Frostenson y la Secretaria Permanente Sara Danius el 12 de abril. Sus salidas siguieron las de otros tres miembros de la Academia de 18 asientos.

Una serie de acusaciones de acoso sexual y presuntas filtraciones señalando al esposo de Frostenson, el dramaturgo y fotógrafo francés, Jean-Claude Arnault, sumieron desde hace varios meses a la academia en la crisis más grande desde sus inicios.

Dieciocho mujeres fueron las que durante el movimiento global #Metoo (#YoTambién) decidieron contar sus experiencias al periódico sueco Dagens Nyheter.

Algunas de las supuestas vejaciones y abusos presuntamente ocurrieron en instancias vinculadas a la Academia, como el club literario “Forum” dirigido por la poetisa y su esposo.

El fotógrafo francés también tiene en su haber acusaciones de haber filtrado ganadores de Premio Nobel al menos unas 7 oportunidades.

Arnault negó todas las acusaciones.

La Academia que otorga el Premio de Literatura se queda sin “quorum” para la etapa de selección del Premio Nobel de Literatura

Solo 11 asientos de 18 quedan ocupados en la institución fundada por el rey Gustavo III de Suecia, y según los estatutos de la institución, esta circunstancia no permitiría elegir a nuevos miembros.

Las salidas de Frostenson y Danius se suman a las renuncias de otros tres académicos – Klas Östergren, Kjell Espmark y Peter Englund-, que han declarado a diferentes medios su postura de mantener distancia ante la situación.

“La Academia ha tenido serios problemas durante mucho tiempo y ahora ha intentado resolverlos de una manera que pone consideraciones oscuras ante sus propios estatutos. Por lo tanto, he decidido no seguir participando en sus actividades. Me voy de la mesa, estoy fuera del juego”, declaró Östergren al Svenska Dagbladet y a otro diario sueco.

Hay que agregar también las bajas de las escritoras Kerstin Ekman y Lotta Lotass. La primera renunció en 1989 por la falta de apoyo de sus colegas al escritor británico de origen indio Salman Rushdie, quien fue amenazado de muerte por el imán Jomeini, guía de la revolución iraní. La segunda, por desacuerdo con la vida social que impone la institución.

La Fundación Nobel ante una situación "grave y difícil"

El director general de la Fundación Nobel, Lars Heikensten ha mostrado públicamente su inquietud sobre la situación que ha catalogado como “grave y difícil” después de la dimisión de los académicos. La renuncia al puesto, no obstante, es una decisión simbólica, ya que la elección es de por vida, aunque se puede optar por no participar ni en sus actividades ni en sus votaciones.

“Es la voluntad de la Academia Sueca que deje mi puesto de secretaria permanente”, dijo Sara Danius al final de “la reunión de los sabios”.

Profesora de literatura en la Universidad de Estocolmo, Danius fue la primera mujer en ocupar este puesto.

La Academia ejecuta una investigación interna

En el frente judicial, la fiscalía de Estocolmo anunció a mediados de marzo que parte de la investigación contra Jean Claude Arnault había sido desestimada por falta de prescripción o falta de pruebas. Estas son violaciones y agresiones ocurridas en 2013 y 2015. Los hechos no clasificados no fueron revelados.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24