Separan del cargo a trabajadores que impidieron tránsito por el Canal de Panamá

Anuncios

Ciudad de Panamá (AFP)

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) informó este viernes que ha separado de su cargo a varios trabajadores que generaron millonarias pérdidas al impedir el paso de algunos buques por la vía panameña en protesta por sus condiciones laborales.

La ACP "tomó la decisión de separar del cargo a los capitanes de remolcador que afectaron el tránsito ininterrumpido por las nuevas esclusas", dijo la autoridad canalera.

La decisión se tomó por la "severidad de lo ocurrido" y porque los hechos han generado "pérdidas económicas millonarias, afectando la confianza de los clientes, la imagen del Canal y del país", añadió la ACP en un comunicado.

El jueves el Canal informó que el tránsito de buques por las nuevas esclusas de la vía panameña se vio afectado cuando "algunos" capitanes de remolcadores, encargados de guiar las gigantescas embarcaciones por las compuertas, se negaron a trabajar.

Según el diario local La Prensa, los barcos afectados fueron cinco (de un promedio diario de tránsitos de 35), pese a que la Constitución panameña prohíbe paralizar de manera alguna el Canal.

Los capitanes de remolcadores rechazan la eliminación de un puesto de marino en sus embarcaciones porque "pone en peligro la seguridad de los clientes, los trabajadores y las propias instalaciones del Canal", señalaron varios sindicatos en un comunicado.

"Es falso que los capitanes de remolcadores se nieguen a hacer su trabajo. Los hechos de las últimas 48 horas se deben a discrepancias en temas que afectan específicamente la seguridad de la navegación y la operación del Canal de Panamá", añadieron.

Según la ACP, el Canal está "tomando las medidas para normalizar el tránsito" por las nuevas esclusas de la vía marítima, aunque los sindicatos ven con "preocupación" que los buques están atravesando la ruta "incumpliendo" el reglamento y los manuales de navegación.

La vía panameña, por la que pasa el 5% del comercio marítimo mundial, fue ampliada en 2016 para que buques de hasta 14.000 contenedores puedan atravesar sus 80 kilómetros.

El subadministrador de la ACP, Manuel Benítez, dijo este viernes en Radio Panamá que no recordaba "ningún antecedente de esta magnitud".

Grupos empresariales panameños se opusieron a las protestas.

"El Canal de Panamá presta un servicio fundamental para el comercio mundial, por lo que no puede permitirse ningún tipo de paralización", dijo el presidente de la Cámara de Comercio, Inocencio Galindo.

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) fue más allá y exigió que "se sancione enérgicamente a los responsables para asegurar al mundo que el Canal velará siempre por la confiabilidad en las operaciones de tránsito".

La ACP espera que en 2018 transiten por el Canal, cuyos principales usuarios son Estados Unidos y China, 400 millones de toneladas, lo que le permitiría ingresos por 3.037 millones de dólares.