Saltar al contenido principal

La Siria desafiante tras el ataque militar de Estados Unidos

Un bombero sirio en el un centro de investigación científica  destruido en los bombardeos en Damasco, Siria, el 14 de abril de 2018.
Un bombero sirio en el un centro de investigación científica destruido en los bombardeos en Damasco, Siria, el 14 de abril de 2018. Abed Omar Qusini / Reuters

Los ciudadanos de Damasco se mostraron desafiantes luego de que Estados Unidos y sus aliados atacaran con misiles tres presuntos centros de armas químicas en Siria.

Anuncios

Eran las cuatro de la mañana el 14 de abril cuando las explosiones comenzaron en el Barrio Barzeh, al norte de Damasco, y en Homs, la tercera ciudad más importante de Siria. Las detonaciones destruyeron presuntas sedes de fabricación de armas químicas y un centro de investigación científica del Gobierno de Bashar al Assad. Ante los bombardeos, a lo lejos, parecía también escucharse la explosión de las relaciones diplomáticas entre la coalición internacional y los aliados del Gobierno sirio.

Mientras que los misiles Tomahawk, que medían más de seis metros de longitud y pesaban más de 1500 kilos, irrumpían en la aparente calma de la ciudad, al otro lado del mundo, el presidente Donald Trump exponía en Washington la operación táctica sobre el país árabe.

France 24

En entrevistas grabadas en un barrio de Damasco leal al presidente Assad, los ciudadanos se monstraron desafiantes después de que 103 misiles sobrevolaran el territorio sirio.

“Juro por Dios que el movimiento es muy normal. No está ocurriendo nada y, como ustedes saben, al pueblo sirio no le importa. Ellos (la coalición) nos han golpeado cientos de veces. Todos nos dirigimos a nuestro trabajo y le agradecemos a Dios que las cosas estén bien", declaró un transeúnte sirio a la agencia Reuters, la mañana siguiente del ataque.

"No pasa nada, las cosas están bien y no hay nada de que temer. Gracias a Dios somos más fuertes que cualquier otra cosa", afirmó otro entrevistado.

La propaganda siria en marcha tras los bombardeos

Según el informe del Pentágono, los objetivos de los bombardeos incluyeron un centro de investigación científica ubicado en el área metropolitana de Damasco, centros de almacenamiento de armas químicas y un puesto de comando.

El director del departamento de polímeros del centro, Saeid Saeid, afirmó que el lugar fue utilizado para "investigaciones y fabricación de medicamentos, entre ellos, componentes medicinales para el cáncer."

"Ventanas y balcones resultaron afectados. Nada más, solo algunos fragmentos y polvo debido a los lanzamientos de misiles", explicó al frente de un edificio totalmente arrasado.

La retoma de la región de Guta Oriental, una victoria mayor para Bashar al Assad

El Gobierno sirio elegió este día para anunciar en la televisión estatal la retoma de la región de Guta Oriental, el último bastión de los grupos rebeldes sirios a las afueras de Damasco, lo que representa una victoria todavía mayor para el presidente del país árabe.

"Unidades de nuestras fuerzas armadas y sus aliados lograron expulsar a las organizaciones terroristas de Duma, y de todas las zonas y pueblos de Guta Oriental", dijo un oficial militar sirio, leyendo un comunicado en la televisión estatal.

La región se habia convertido en un bastión rebelde. Con el apoyo de Rusia, el Gobierno lanzó una ofensiva para retomar la zona en febrero. En seis semanas, al menos 1.600 personas murieron, según datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), mientras que más de 120 mil personas abandonaron sus hogares.

Las fuerzas en presencia en Siria

El 1 de abril, el Gobierno de Bashar al Assad y su aliada Rusia alcanzó un entendimiento con el Ejército del Islam, la mayor facción rebelde en Guta Oriental, para realizar la evacuación de combatientes y civiles hasta el norte del país en poder de los militantes apoyados por Turquía.

Con Reuters
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.