Transición en Cuba

La propuesta de Amnistía Internacional para proteger los Derechos Humanos en Cuba

La organización propone una agenda sobre los Derechos Dumanos, antes de conocer al nuevo presidente cubano.
La organización propone una agenda sobre los Derechos Dumanos, antes de conocer al nuevo presidente cubano. Amnistía Internacional

A pocos días de saber quién reemplazará a Raúl Castro, la organización Amnistía Internacional publicó la agenda “Transformar el enfrentamiento en diálogo”, una serie de recomendaciones para la promoción de los Derechos Humanos en Cuba.

Anuncios

Aunque Cuba le ofrece a los turistas un viaje al pasado, para sus habitantes los Derechos Humanos representan todavía una especie de desencanto permanente en una sociedad en la que el silencio y las prohibiciones son aún el pan de cada día.

Ante esta situación, Amnistía Internacional (AI) propuso, días antes de conocer al nuevo reemplazo de Raúl Castro, una agenda con un nombre algo esperanzador: “Transformar el enfrentamiento en diálogo”. Basada en una serie de recomendaciones y situaciones que exponen la violación de los derechos humanos en Cuba, la nueva publicación de la ONG pretende sacar a la luz los problemas que siguen teniendo los isleños con relación a los Derechos Humanos, problemas a los que se enfrentará el nuevo Gobierno.

Cuba, el país que intimida a la libre expresión

La isla caribeña es, para Amnistía Internacional, “una prisión mental”, como lo tituló en una publicación de 2017. La vida cotidiana en Cuba está llena de prohibiciones, al punto de tener vigilantes infiltrados en las conversaciones callejeras de la gente.

El uso desproporcionado y arbitrario del derecho penal o las campañas contra aquellos que se atreven a protestar pacíficamente siguen predominando en el escenario de la Cuba actual.

En la agenda propuesta, la ONG asegura que “Cuba sigue siendo el único país de América que no permite la entrada a observadores y observadoras independientes de derechos humanos, incluidos los de Amnistía Internacional”.

Por el lado de los medios de comunicación, los oficialistas, así como los nuevos medios digitales continúan siendo censurados. A menudo, las páginas web son bloqueadas y filtradas por las autoridades.

Una de las recomendaciones de AI para proteger el periodismo independiente es aprobar una legislación para garantizar el acceso de la gente a “la información retenida por el Gobierno a fin de impulsar la transparencia y facilitar un debate público e informado sobre el desarrollo de políticas y la toma de decisiones”.

La censura y la discriminación, fuera de la agenda de AI para Cuba

Los cubanos pueden presumir indiscutiblemente de su sistema gratuito de salud y educación. El índice de alfabetización de Cuba es superior al 99%. Sin embargo, en las aulas el acceso a la información en Internet tiene muchas restricciones, lo que socava los logros que hasta ahora tiene la educación en Cuba.

En este punto, AI juega el rol de intermediario. En su agenda, recomienda a los cubanos “impedir la discriminación en el acceso a la educación y, en particular, la basada en opiniones políticas”.

La igualdad de género, el buen uso y la independencia del poder judicial, el respeto por las opiniones diferentes y el fin de la ley del silencio en el trabajo y en las instituciones educativas son otras de las propuestas que “Transformar el enfrentamiento en diálogo” dirige al pueblo cubano, en un momento histórico para la política isleña.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24