Cultura Arabia Saudita

Arabia Saudita reabre sus cines después de casi 40 años

Varias mujeres sauditas asisten al festival "Short Film Competition 2" el 20 de octubre de 2017, en el King Fahad Culture Center en Riad, un evento cultural al levantamiento de la prohibición de ir al cine.
Varias mujeres sauditas asisten al festival "Short Film Competition 2" el 20 de octubre de 2017, en el King Fahad Culture Center en Riad, un evento cultural al levantamiento de la prohibición de ir al cine. Fayez Nureldine / AFP

Riad inaugura la primera proyección de una película, después de que la monarquía cerrara todas las salas públicas. Las autoridades sauditas darán licencias para abrir más salas, en el marco de “apertura política” del príncipe Bin Salmán.

Anuncios

A partir de este 18 de abril, los ciudadanos de Arabia Saudita podrán ir al cine. Algo tan común como sentarse frente a una pantalla y ver una película estaba prohibido por norma desde los años ochenta en el país. Sin embargo, esta medida que limitaba ciertas libertades y el acceso a distintas manifestaciones artísticas, ha sido eliminada del reino a petición del príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

La capital de Riad abre así la primera sala de cine pública tras el fin de la prohibición, anunciada en diciembre, y acoge su primera proyección con la cinta “Black Panther”. La película de superhéroes de Marvel, protagonizada por Chadwick Boseman, y que es el relato del hijo de la nación ficticia de Wakanda, pasará a la historia por desempolvar el telón saudita casi 40 años después.

Los ciudadanos podrán acudir dentro de poco al cine por un precio de las entradas de 50 riyales (unos 13,3 dólares). La primera función será en el centro del Rey Abdalá al Mali que cuenta con 620 asientos, y a ella asistirán en un inicio las personalidades de la industria cinematográfica y cultural más selecta.

Aunque el Ministerio de Cultura e Información saudita no ha dado más detalles del evento, sí se conoce que el pasado 12 de diciembre la proveedora AMC Entertainment fue la escogida para firmar un convenio con el Fondo de Inversiones Públicas para poder distribuir contenido cinematográfico.

Un sector que podría inyectar en el reino 24.000 millones de dólares

La venta de películas de forma privada y la presión de grupos promotores han hecho que en los últimos años se planteara reabrir las salas de cine. En ese sentido, los directores ejercieron la mayor presión al seguir creando películas autóctonas, como la comedia “Barakah Meets Barakah” (2016) o “El sueño de Wadja” (2012), esta última nominada al Óscar como cinta extranjera.

Ante este reclamo, el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán, en el cargo desde junio de 2017, no pudo hacer caso omiso. Y pese al disgusto de los sectores conservadores, las autoridades sauditas otorgarán ahora otras licencias para abrir más salas de cine.

Algo que podría aportar al Gobierno de Arabia Saudita unos 90.000 millones de riyales (24.000 millones de dólares) al PIB, mientras que se podrían llegar a crear unos 30.000 puestos de trabajo permanentes y unos 130.000 temporales, de cara al 2030.

La población del reino, unos 32 millones de habitantes, son en su mayoría menores de 30 años. La dinastía se había mantenido hasta al momento gracias al petróleo y a un pacto informal con clérigos religiosos conservadores.

Pero el príncipe Salman, promovido por su padre, está ejerciendo una “apertura política”. Lo hizo recientemente permitiendo a las mujeres optar a una licencia de conducir, y ahora permitiendo ir al cine. Se desconoce si hombres y mujeres se juntarán en la misma sala, por las normas de separación de sexos, pero desde ya Arabia Saudita se une a este entretenimiento.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24