Polonia infringió las leyes de la UE con las talas en el bosque protegido de Bialowieza

Anuncios

Luxemburgo (AFP)

Las talas en Bialowieza, uno de los últimos bosques vírgenes de Europa, por parte de Polonia son contrarias a la legislación europea sobre la protección de sitios protegidos, estimó este martes la justicia europea sobre uno de los casos que oponen a Bruselas y Varsovia.

Las "operaciones de gestión forestal activa" conducen a la "desaparición" de una parte de este sitio protegido en la UE y declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, argumentó el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) en el fallo.

Varsovia había justificado estas talas para luchar contra la propagación del escarabajo de la corteza de las coníferas, pero, para el alto tribunal, las autoridades polacas no se aseguraron previamente de que no representaran un perjuicio para el bosque protegido.

"Las autoridades polacas no llevaron a cabo una evaluación apropiada" del impacto de las talas en los hábitats naturales, en virtud de la directiva sobre los hábitats, y además no las justificaron debidamente, según los magistrados.

El tribunal con sede en Luxemburgo también considera que las medidas de Polonia en este lugar Natura 2000 -red de conservación de la biodiversidad de la UE- tampoco tuvo en cuenta la directiva sobre las aves, para evitar un deterioro en sus áreas de reposo y reproducción.

"Polonia ha incumplido sus obligaciones" respecto a ambas leyes europeas, falló la justicia europea, que estima así "en su totalidad" el recurso interpuesto por Bruselas y reafirma su decisión provisional de julio de 2017.

En una decisión previa al fallo final, el TJUE amenazó en noviembre a Polonia con una multa de "al menos 100.000 euros diarios" si no detenía "inmediatamente" las medidas, salvo las destinada a "garantizar la seguridad pública".

El gobierno nacionalista polaco anunció tras ese fallo retirar la maquinaria forestal y continuar con las talas de "seguridad" por otros medios.

El bosque de Bialowieza es uno de los casos que enfrentan a Bruselas con el gobierno nacionalista conservador polaco, al igual que su negativa a acoger refugiados, por lo que abrió también un proceso de infracción.

Sin embargo, su principal fuente de tensión es la reforma del sistema judicial polaco, que para la Comisión Europea podría dañar el Estado de derecho en este país de la exórbita soviética y miembro de la UE desde 2004.