Saltar al contenido principal

Bruselas aboga por una ratificación rápida de acuerdos comerciales con Japón y Singapur

3 min
Anuncios

Estrasburgo (Francia) (AFP)

La Comisión Europea activó este miércoles el proceso de ratificación de los acuerdos comerciales concluidos con Japón y Singapur, con el objetivo de verlos entrar en vigor en 2019, pero sin enfrentar las mismas dificultades que en el caso del acuerdo con Canadá (CETA).

El ejecutivo comunitario, que asume las competencias en materia comercial en nombre de los 28, propone así una aprobación por parte de las instituciones europeas de ambos acuerdos, pero sin incluir el capítulo de las inversiones que necesita el visto bueno de los parlamentos de los países y que se abordará como un acuerdo distinto.

Bruselas aplica así una decisión de mayo de 2017 de la justicia europea relativa al caso de Singapur, en la que confirmaba que la mayor parte de los asuntos incluidos en los acuerdos de libre comercio sólo necesitan el visto bueno de las instituciones europeas para su entrada en vigor.

El Consejo de la UE, que agrupa a los representantes de los 28 países del bloque, y la Eurocámara deben ahora aprobar los acuerdos "comerciales" con Japón y Singapur sin necesidad de más vistos buenos.

Según una fuente europea, la firma oficial del acuerdo con Tokio, cuyas negociaciones comenzaron en 2013, podría tener lugar durante una cumbre entre la UE y Japón en julio.

El acuerdo con Japón, el más importante negociado hasta ahora por la UE, "abarcará un mercado de unos 600 millones de consumidores y un tercio del PIB mundial", subrayó la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, para quien el de Singapur, menos importante, es "una puerta de entrada de Europa al sureste de Asia".

Respecto a las "inversiones", el acuerdo con Singapur se someterá a un proceso más largo que deberá contar con la aprobación de los parlamentos nacionales y algunos regionales para su entrada en vigor final. Japoneses y europeos siguen negociando por su parte esta cuestión.

En 2016, las negociaciones sobre al acuerdo entre la UE y Canadá (CETA) se retrasaron precisamente por las reticencias del parlamento regional belga de Valonia a varios puntos, entre ellos la protección de las inversiones.

El acuerdo entró finalmente en vigor provisional en septiembre de 2017, pero sin la parte consagrada a las inversiones a la espera de su ratificación por varios parlamentos en la UE.

Con Japón y Singapur, Bruselas espera mantener un calendario comercial ambicioso frente a Estados Unidos de Donald Trump, cada vez más proteccionista. Los europeos negocian también actualmente acuerdos con México y los países del Mercosur.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.