Jefe de la policía de Filadelfia se disculpa por arrestos en Starbucks

Anuncios

Nueva York (AFP)

El jefe de la policía de Filadelfia pidió disculpas el jueves por el arresto de dos hombres negros inocentes en un café Starbucks, un caso que generó indignación a través de Estados Unidos y llamados al boicot.

"Les pido perdón", dijo el comisario Richard Ross, que es negro y en un primer momento había defendido la acción de los policías, asegurando que "no hicieron nada malo".

"Erré completamente", añadió en conferencia de prensa.

"Creo que mientras trabajamos para tornar esta ciudad más segura y mejor, tenemos que reconocer que aún precisamos trabajar en algunas cosas", dijo Ross al canal NBC. "Comienza por arriba, y comienza conmigo. La comunicación es importante y erré completamente en eso".

Ross, que dirige la policía de la sexta ciudad estadounidense desde enero de 2016, reconoció que "el problema racial refleja un problema mayor en nuestra sociedad". "Yo no debería ser una persona que agrave los problemas raciales", dijo. "Vergüenza para mí si contribuí de alguna manera a algo de eso".

Ross informó que a partir de ahora se aplicará una nueva política si hay casos similares, pero no dio detalles.

El 12 de abril, la gerenta de un Starbucks en Filadelfia llamó al teléfono de emergencias 911 para denunciar a dos hombres sospechosos en el café que no querían consumir nada ni obedecer a su pedido de abandonar el local.

Eran dos amigos negros que esperaban pacíficamente a un tercero y aún no habían consumido nada. Cuando pidieron a la gerenta pasar al baño, ésta lo negó si no consumían.

La policía llegó y los detuvo justo cuando su amigo llegaba, pero el incidente fue filmado por una clienta y el video se tornó viral en las redes sociales, suscitando una indignación generalizada, protestas y la etiqueta #boycottstarbucks.

Entrevistados el jueves por ABC, los dos jóvenes, Rashon Nelson y Donte Robinson, relataron el incidente.

Cuando la policía llegó, "me dije que no podía ser por mí", contó Nelson.

"Nos pidieron que nos fuéramos. No hubo ninguna pregunta como '¿Hubo un problema con la gerenta?' ¿Qué pasó?'", dijo.

"No nos leyeron nuestros derechos (...) Nos pusieron las esposas, con las manos tras la espalda, y nos subieron a un coche policial", dijo Robinson.

El presidente de Starbucks, Kevin Johnson, ya había pedido disculpas el lunes por el incidente. El grupo anunció que sus más de 8.000 cafés en Estados Unidos cerrarán la tarde del 29 de mayo para que cerca de 175.000 empleados asistan a una formación contra el racismo y la discriminación.