Jefe del Ejército brasileño dice que la corrupción amenaza a la democracia

Anuncios

Brasilia (AFP)

El comandante del Ejército brasileño, Eduardo Villas Boas, dijo este jueves que la corrupción y la impunidad son una amenaza para la democracia, durante un acto que compartió con el presidente Michel Temer.

Villas Boas quedó en el centro de una polémica el 3 de abril pasado cuando declaró que el Ejército compartía con la sociedad el "repudio a la impunidad" en la víspera de que la corte suprema juzgara si el exmandatario de izquierdas Luiz Inácio Lula da Silva podía seguir en libertad, lo que finalmente no ocurrió.

"No podemos ser indiferentes a los más de 60.000 homicidios por año, a la banalización de la corrupción, a la impunidad, a la inseguridad ligada al crimen organizado y a la ideologización de los problemas nacionales", apuntó esta mañana.

"Son amenazas reales para nuestra democracia", añadió, antes de pedir unidad para impedir que "perjudiquen a la estabilidad".

A seis meses de unas elecciones presidenciales que se proyectan como las más imprevisibles desde el retorno de la democracia en 1985, el primer nivel político de Brasil es un reguero de investigaciones de corrupción.

Lula (2003-2010), el presidente más popular de la historia reciente, cumple una condena de más de 12 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero y el propio Temer está en la mira de la justicia, ahora en un caso que indaga irregularidades en concesiones portuarias.

Según datos del sitio especializado Congreso em Foco, casi el 40% de los diputados y senadores federales del país están siendo investigados por delitos mayormente ligados a desvíos de dinero público o por recibir fondos por debajo de la mesa.

Las fuerzas armadas brasileñas ganaron protagonismo en febrero pasado, de la mano de una polémica intervención de la seguridad en el estado de Rio de Janeiro, sitiado por enfrentamientos entre narcotraficantes.