La ONU pide a Colombia más progresos sobre la paz antes de elecciones

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

El jefe de la misión de la ONU para Colombia alertó el jueves que el proceso de paz enfrenta "nuevos retos" y pidió al país andino acelerar la reintegración de excombatientes de las FARC a la vida civil antes de las elecciones presidenciales de mayo.

"El último par de semanas han traído también nuevos desafíos al proceso de paz", dijo al Consejo de Seguridad de la ONU Jean Arnault, jefe de la misión en Colombia, en referencia al reciente arresto del exnegociador de paz de las FARC Jesús Santrich y al secuestro y asesinato de ecuatorianos por parte de disidentes del grupo armado.

La detención el 9 de abril de Santrich, acusado de conspirar para enviar 10 toneladas de droga a Estados Unidos, que busca su extradición, fue criticada duramente por el nuevo partido FARC que nuclea a los exrebeldes. Además, puso en vilo el histórico pacto de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla firmado a fines de 2016, tras medio siglo de conflicto armado.

"El arresto de uno de los líderes de las FARC por cargos de narcotráfico reverberó en un país que permanece dividido sobre el proceso de paz", dijo Arnault en su informe trimestral al Consejo, al que asistieron el vicepresidente colombiano Oscar Naranjo y la canciller María Ángela Holguín.

Pero Arnault fue optimista. Destacó "los llamados a la calma y declaraciones resueltas a continuar en el camino de la paz" del liderazgo de las FARC, en particular su presidente Timoleón Jiménez, que en su opinión ayudan a enfrentar la desconfianza de muchos exguerrilleros.

Arnault subrayó sobre todo "la necesidad de un impulso sostenido para colocar la reintegración de exguerrilleros en una base más sólida antes del fin del mandato del gobierno" tras las presidenciales del 27 de mayo.

"Debilidades en este esfuerzo solo pueden aumentar el riesgo de que algunos exrebeldes se desvíen a grupos criminales como los responsables de los trágicos secuestros y asesinatos de ecuatorianos en la frontera", alertó.

- "Sería imperdonable" -

"Lejos de desanirmanos por los problemas que subyacen (...) reiteramos al Consejo nuestra voluntad de persistir" en la paz, dijo por su lado el vicepresidente Naranjo, quien confirmó que el gobierno extraditará a Santrich si la justicia colombiana decide que cometió crímenes tras la firma del acuerdo de paz el 1 de diciembre de 2016.

El vicepresidente destacó asimismo la necesidad de enfrentar los crecientes asesinatos de líderes comunitarios y defensores de derechos humanos, un total de 163 desde el inicio del acuerdo hasta ahora.

Naranjo confió no obstante en el compromiso del próximo gobierno con el proceso de paz, que ya ha obtenido "logros trascendentes" como la "bancarización" de 12.000 exrebeldes que ya reciben su renta mensual básica y están afiliados a los sistemas de seguridad social y pensiones, y recordó varias reformas constitucionales "que le dan seguridad jurídica" al proceso.

"Sería imperdonable abandonar la causa de la paz", dijo Naranjo a periodistas tras la sesión.

Los colombianos, que nunca han tenido un gobierno de izquierda, están divididos entre la candidatura de derecha de Iván Duque -ungido por el expresidente Álvaro Uribe- y la del exguerrillero Gustavo Petro, según los estudios de opinión.

- Control del territorio -

Para la embajadora estadounidense, Nikki Haley, "el desafío para el gobierno sigue siendo expandir su presencia a través del país", en áreas controladas durante cuatro décadas por la guerrilla y el narcotráfico.

"No podemos permitir que áreas antes controladas por las FARC caigan en manos de grupos ilegales armados", adivirtió. "Eso arruinaría mucho del progreso del acuerdo de paz", dijo Haley en la sesión.

Un frente disidente de las FARC secuestró el 26 de marzo a dos periodistas del diario ecuatoriano El Comercio y a su chofer cuando trabajaban en la frontera con Colombia, y posteriormente anunció su asesinato. Sus cuerpos aún no fueron hallados.

Desde enero, los ataques de este grupo rebelde disidente han dejado en Ecuador un total de siete muertos, cuatro decenas de heridos y dos secuestrados. El país nunca había sido golpeado con tal crueldad por la violencia derivada del narcotráfico en Colombia.

Ecuador anunció que ya no acogerá los diálogos de paz entre el gobierno de Santos y la otra guerrilla colombiana más pequeña pero aún activa, el ELN. Un acuerdo pondría fin al último conflicto armado de Latinoamérica.

A pedido de Ecuador, la OEA tratará el tema este viernes en Washington en presencia de los cancilleres de ambos países.