Saltar al contenido principal

La NASA lanzó el satélite TESS, que buscará vida en 20.000 exoplanetas

 Imagen facilitada por la NASA que muestra una impresión artística del satélite TESS.
Imagen facilitada por la NASA que muestra una impresión artística del satélite TESS. Nasa Handout / EFE

El satélite TESS fue enviado para una misión de dos años en la que recopilará datos de 20.000 planetas situados fuera del sistema solar. A largo plazo, el proyecto busca determinar en cuáles de ellos podría haber vida extraterrestre.

ANUNCIOS

Durante los próximos dos años, el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) analizará cerca de 20.000 exoplanetas (planetas situados fuera del sistema solar), en una de las misiones más ambiciosas que ha tenido la Agencia de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA).

El cohete Falcon 9, de la empresa SpaceX, en donde viaja el satélite TESS, despegó sin inconvenientes a las 18.51 hora local (22.51 GMT) el 18 de abril desde Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos, después de un aplazamiento de dos días, forzado por un problema técnico encontrado en el sistema de control de orientación del cohete.

El satélite fue desarrollado en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y está valorado en 337 millones de dólares. Su propósito es observar el 85 % del cielo para encontrar exoplanetas y determinar, en un futuro, si se dan las condiciones necesarias para que haya vida.

"Esperamos que TESS nos ayude a responder si nuestro sistema solar es común o es único. Hay planetas y galaxias muy raros y extraños; mundos acuáticos, cubiertos en lava...", señaló Natalia Guerrero, investigadora de TESS en el MIT, durante una entrevista con la agencia de noticias EFE.

Se ha confirmado la existencia de más de 2.600 exoplanetas

El satélite buscará exoplanetas orbitando estrellas situadas a menos de 300 años luz de la Tierra. Unos de los principales puntos de partida y referentes para este proyecto son los datos recopilados por el telescopio espacial Kepler, que ha estado en órbita durante nueve años y ha confirmado la existencia de más de 2.600 exoplanetas. Sin embargo, según informó Guerrero, TESS va a estudiar un área 350 veces más grande que la que investigó Kepler.

"Ahora vamos a poder estudiar planetas individuales y comenzar a hablar sobre las diferencias entre ellos. Este es el comienzo de una nueva era fantástica de investigación de exoplanetas", apuntó Stephen Rinehart, científico del Centro Goddar de la NASA en Maryland, Estados Unidos.

Para poder comenzar una misión que durará dos años, el satélite TESS será sometido a pruebas y ajustes durante sesenta días. Después de superar esta prueba, las cuatro cámaras de 16,8 megapíxeles del artefacto tomarán imágenes de alta resolución que serán analizadas en la Tierra por expertos en busca de exoplanetas y otros objetos astrofísicos de interés.

De esta forma, las cámaras tomarán fotografías del mismo sector durante 27 días consecutivos, para entonces ajustar su orientación y pasar la misma cantidad de días observando la siguiente porción del cielo a estudiar, y así sucesivamente

El TESS medirá las dimensiones de los expoplanetas a partir de la luz que emitan las estrellas cuando estos pasen por delante de ellas

El satélite controlará el brillo de cada estrella visible en las cuatro cámaras cada 30 minutos. Quince mil estrellas en cada sector, seleccionadas antes de su lanzamiento como candidatos principales para alojar exoplanetas, serán monitoreadas cada dos minutos.

Un año es el tiempo previsto para recolectar las imágenes necesarias para mapear las 13 secciones del "cielo del sur" y otro año para examinar el "cielo del norte", según indica la NASA.

A partir de la luz, TESS podrá brindar los datos básicos para poder continuar con investigaciones futuras. Este medirá la disminución de la luz de las estrellas cuando un planeta pasa por delante y ocasiona un bloqueo. La dimensión de este bloqueo, según Guerrero, ayudará a determinar el tamaño de los exoplanetas y la distancia a su estrella central.

"Gracias a las imágenes y datos recopilados por TESS, podremos calcular si el planeta analizado en cuestión se encuentra en la zona habitable de la estrella que orbita, es decir, si puede tener agua en la superficie y registrar una temperatura óptima para la vida", explicó Guerrero.

Se prevé que para el año 2020, los investigadores serán capaces de observar las atmósferas de los exoplanetas investigados para determinar si puede haber vida extraterrestre en ellos.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.