Cientos de ecuatorianos marchan en Quito "por un país de paz"

Anuncios

Quito (AFP)

Al grito de "¡Ni uno más, por un país de paz!", cientos de personas marcharon este jueves en Quito en rechazo a la inusitada ola de violencia que azota a la frontera con Colombia.

La marcha, desde el norte hacia el centro histórico de la ciudad, estuvo encabezada por los familiares y compañeros de los miembros del equipo de prensa del diario El Comercio que fueron secuestrados y asesinados en cautiverio por disidentes de la exguerrilla de las FARC vinculados al narcotráfico.

"En los últimos días han pasado cosas que acá no pasaban, bombas, amenazas de bombas, secuestros, muertes de periodistas. De enero a acá eso se ha vuelto común y no queremos que sea el pan de cada día", dijo a la AFP Santiago Guerrero, periodista de El Comercio, quien llevaba una camiseta con los rostros de sus colegas asesinados.

Los recientes ataques en la frontera entre Ecuador y Colombia, que por ahora han dejado siete muertos, cuatro decenas de heridos y dos secuestrados, empezaron el 27 de enero, con la explosión de un coche bomba junto a un cuartel policial en el cantón fronterizo de San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas (norte).

Otra explosión mató a cuatro soldados en la localidad de Mataje, donde el 26 de marzo fueron secuestrados el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra. Todos luego asesinados.

Sus cuerpos aún no han sido recuperados y según las autoridades están en el lado colombiano.

Ecuador, que hasta este jueves acogía los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla del ELN, nunca había sufrido en carne propia la crueldad de la violencia derivada del narcotráfico de Colombia.

La violencia ha dejado ya más de un centenar de familias desplazadas, según las autoridades.

- "Nadie se cansa" -

Los manifestantes ocuparon unas seis cuadras en su camino a la Plaza de San Francisco, cercana al palacio presidencial.

Muchos portaban pancartas con leyendas como "Nadie se cansa" y "Que vuelvan ya", en referencia a los cuerpos de los asesinados y a los dos últimos secuestrados, Oscar Villacís y Katty Velasco.

Según un video de prueba de vida, estos dos últimos ciudadanos cayeron en manos de Walter Artízala, alias Guacho, líder del Frente Oliver Sinisterra, que se adjudicó también el triple asesinato de los comunicadores.

El gobierno alega que los atentados se deben a que las autoridades han golpeado al narcotráfico con grandes incautaciones de droga y de precursores químicos para su elaboración, en la frontera, donde operan todo tipo de grupos armados ilegales.

En respuesta a esta violencia, Quito y Bogotá lanzaron el pasado viernes operaciones militares en ambos lados de la frontera, un enclave estratégico en la ruta de la droga hacia Estados Unidos.

"Ecuador tiene que actuar diplomáticamente, dejarse asesorar, pedir ayuda, porque la militarización lo que va a provocar es que del otro lado haya la misma respuesta y no queremos entrar en guerra", opinó el periodista Guerrero.

Marchas similares se produjeron en otras ciudades del país, como Guayaquil y Cuenca.