Saltar al contenido principal

Los líderes de Corea del Sur y Corea del Norte abren una histórica línea directa de cara a la cumbre

Un soldado surcoreano hace guardia en la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas, Panmunjom, Corea del Sur, el 18 de abril de 2018.
Un soldado surcoreano hace guardia en la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas, Panmunjom, Corea del Sur, el 18 de abril de 2018. Kim Hong-Ji / Reuters

Corea del Norte y Corea del Sur instalaron una línea telefónica directa entre sus líderes mientras se preparan para la cumbre que se celebrará el 27 de abril y que busca resolver el enfrentamiento nuclear con Pyongyang.

Anuncios

La oficina presidencial de Corea del Sur dijo que se realizó de forma exitosa una llamada de prueba en la línea directa entre la Casa Azul (la oficina presidencial de surcoreana) y la Comisión de Asuntos de Estado de Pyongyang.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-Un, planean realizar una primera conversación telefónica antes de su encuentro cara a cara que tendrán el viernes 27 de abril en la aldea fronteriza de Panmunjom

Los funcionarios surcoreanos dijeron que la línea, que se mantendrá después de la cumbre, ayudará a facilitar el diálogo y a reducir los malentendidos durante momentos de tensión.

“La histórica línea telefónica entre los líderes de Corea del Sur y Corea del Norte se ha conectado hace poco”, dijo Youn Kun Young, miembro de la oficina presidencial surcoreana, en una conferencia de prensa.

“La llamada de prueba duró cuatro minutos y 19 segundos. Empezó a las 3:41 p.m. en presencia de oficiales (de las dos partes) que hablaron entre ellos. La calidad de sonido fue muy buena y la conexión fluida. Fue como llamar al otro lado de la puerta”, dijo Youn .

Kim Jong-Un, quien hereda el poder tras tres generaciones de mandatarios, es el presidente de la Comisión Norcoreana de Asuntos de Estado, la institución suprema de toma de decisiones de Corea del Norte que se creó en 2016 y que reemplazó a la antigua Comisión Nacional de Defensa que lideraba su padre. El nuevo organismo incluye a las personas más poderosas del país en asuntos estatales, militares y del partido. La institución se considera crucial para haya podido consolidar y centralizar su poder.

El encuentro entre Kim y Moon será la tercera cumbre entre las dos partes desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953) y puede ser de gran importancia internacional para resolver la crisis nuclear en Corea del Norte. También se planea una cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump y Kim Jong-Un, que se celebraría en mayo o junio.

El pasado enero, Corea del Norte reabrió una línea de ayuda fronteriza entre los dos países, luego de casi dos años de silencio. Las dos Coreas reanudaron el diálogo luego de un período de distanciamiento por el tema nuclear y las pruebas de misiles realizadas por el Norte. La reanudación de la línea directa en Panmunjom se produjo días después de que en un discurso de año nuevo, el mandatario norcoreano propusiera negociaciones con el Sur para aliviar las tensiones y la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno realizados en Pyeongchang.

Corea del Norte envió a cientos de personas a los juegos, entre las que figuraba su hermana, quien expresó el deseo del líder norcoreano de reunirse con Moon y de realizar una cumbre con el país vecino. Días después funcionarios surcoreanos negociaron la posible cumbre entre el norte y el sur.

El abrupto despliegue diplomático de Corea del Norte se produce después de una avalancha de pruebas armamentísticas realizadas durante 2017, incluida la detonación subterránea de una supuesta cabeza nuclear y tres lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, diseñados para atacar el territorio continental de Estados Unidos.

Algunos analistas ven la entrada a las negociaciones del líder norcoreano como un movimiento que se realiza desde una posición de fortaleza después de haber declarado que su fuerza nuclear estaba completa. Sin embargo, funcionarios de Corea del Sur y de Estados Unidos han dicho que Kim Jong-Un probablemente intenta salvar una economía rota por las fuertes sanciones internacionales.

La delegación surcoreana, que viajó entre Pyongyang y Washington para organizar las reuniones, dice que Kim Jong-Un ha expresado un interés genuino en deshacerse de sus armas nucleares. No obstante, Corea del Norte ha impulsado durante décadas un concepto de "desnuclearización" que no se parece en nada a la definición estadounidense. En su discurso, el líder norteño ha amenazado durante años con desarrollo nuclear a menos que Washington retire sus tropas de la península y también el paraguas nuclear que defiende a Corea del Sur y a Japón.

Con AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.