La inflación en Japón se frena en marzo situándose en el 0,9% interanual

Anuncios

Tokio (AFP)

Los precios al consumo (excepto productos perecederos) en Japón aumentaron en un 0,9% en marzo respecto al mismo mes del año anterior, tras un alza del 1% en febrero, anunció este viernes el Gobierno.

Esa ralentización, vaticinada por los economistas, pone de relieve las dificultades del Banco de Japón (BoJ) para alcanzar su objetivo de inflación del 2%, una meta que quedó muchas veces aplazada desde el lanzamiento de un ambiciosa política de expansión monetaria en 2013.

El gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, había recordado a primeros de abril, en el inicio de su segundo mandato, que seguía determinado para lograr ese objetivo entre 2019 y 2020.

"Lleva tiempo cambiar un comportamiento deflacionista profundamente enraizado en los hogares y las empresas", había asegurado Kuroda.

Aunque Japón experimenta un largo periodo de crecimiento económico, todavía no ha logrado acabar de forma duradera con ese fenómeno perjudicial, tras haber vivido dos décadas de deflación.

El mes pasado, dejando a un lado los productos frescos y los precios de la energía, la inflación se situó en un 0,5%, como en febrero.

La inflación no despega debido a la debilidad del consumo de los hogares, mientras las empresas se niegan a aumentar de manera significativa los salarios.