Saltar al contenido principal

Mario Abdo Benítez, el esfuerzo por distanciarse de la dictadura en Paraguay

3 min
Anuncios

Asunción (AFP)

Marcado por su origen en una familia muy cercana al exdictador Alfredo Stroessner, el candidato oficialista a la presidencia de Paraguay, Mario Abdo Benítez, del partido Colorado, se esfuerza por mostrar sus credenciales democráticas y republicanas.

De 46 años, graduado en mercadeo en Estados Unidos, "Marito", como se le conoce popularmente, es el favorito de las encuestas, con hasta 20 puntos de ventaja sobre el aspirante liberal Efraín Alegre, de la coalición de centro izquierda Alianza Ganar.

"Me enorgullece que víctimas que sufrieron maltratos y torturas en esa época (la dictadura de Stroessner, 1954-89) hoy trabajan conmigo. Esta es otra era. Si hubiera tenido rechazo no estarían conmigo", asevera.

Su padre fue el secretario privado de Stroessner. Entre ellos había un parentesco por parte de las abuelas.

"Lo que a mí me cuentan es que muchas veces Stroessner antes de que sea presidente, cuando venía a Asunción (desde el interior) para estudiar en el Colegio Militar se quedaba en la casa de mi abuela, porque había un parentesco lejano entre mi abuela y la mamá del general Stroessner", explica el candidato.

Pero ese pasado ha quedado al margen de su carrera política y de la campaña electoral.

"Los que tienen menos de 40 años ya no se acuerdan de esa dictadura. Por eso no está en la discusión en esta campaña", explica el analista político Francisco Capli a la AFP.

- De la alta sociedad -

Divorciado de Fátima María Díaz Benza, con quien tuvo dos hijos, Abdo se volvió a casar con Silvana López Moreira Bo, hija de una familia de la alta sociedad de Asunción.

Tiene una sola hermana y siete hermanastros.

Asegura haber construido una identidad propia a pesar de su origen, criado entre oropeles y cortesanos como un principito. Estudió en el exclusivo Colegio San Andrés de Asunción donde los nietos de Stroessner fueron sus compañeros de aula.

"La crítica de mi liderazgo pegado al stronismo lo vengo asimilando desde que me introduje a la política (en 1992)", dice.

"Yo lamento la parte negra de nuestra historia, pero como muchos paraguayos pienso que no debe ser una excusa para mantener una división entre compatriotas. Yo tenía 16 años cuando cayó Stroessner", afirma.

- Confrontado con Cartes -

Su padre fue procesado por enriquecimiento ilícito. Fue uno de los primeros presos de la democracia que se instaló tras la caída de Stroessner, pero finalmente fue sobreseído.

Ingresó a la militancia política dentro del movimiento Paz y Progreso, el lema del gobierno de la dictadura. Asistió a los funerales de Stroessner en su exilio de Brasilia en 2006 y propuso que el partido Colorado le rindiera tributo.

En 2013 fue elegido senador y ungido presidente del Congreso en 2015, año que marcó el punto de inflexión y de ruptura en sus relaciones con el presidente Cartes.

A un paso del sillón presidencial, se acuerda de su padre: "Era un hombre noble", asegura.

- Marito del Siglo XXI -

En la crisis de marzo de 2017 los opositores reaccionaron con violencia y quemaron una parte del Congreso en protesta contra la pretensión del presidente Cartes de hacer aprobar una enmienda que lo habilitara a la reelección.

"Estuve en la plaza. He defendido nuestro sistema de República", señala con convicción.

"Ojalá le pueda demostrar al pueblo que yo soy Marito del siglo XXI y que con mi conducta se puedan con el tiempo sentir tranquilos. Yo quiero demostrar que mi compromiso es con el futuro del Paraguay", remarca.

Sin embargo, para su rival Efraín Alegre, "Marito representa al pasado", y para Mateo Balmelli, jefe de campaña del aspirante opositor, está "muy verde para ser presidente".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.