Saltar al contenido principal

Mayo del 68 visto por la AFP - Vente a mi cuarto

Anuncios

París (AFP)

Al principio de todo, los estudiantes de mayo del 68 en Francia tenían dos reivindicaciones: el fin de la Guerra de Vietnam y, más prosaicamente, el permiso de recibir visitas del sexo opuesto en sus habitaciones de las residencias universitarias.

El 31 de marzo, con el curso ya alterado o incluso suspendido en varias universidades destacadas de París, como Nanterre y la Sorbona, la AFP realiza un reportaje sobre esa exigencia, aparentemente de menor importancia, pero que prefigura la liberación sexual que está por llegar.

Revuelta en la casa de EEUU en la Ciudad Universitaria

PARÍS, 31 de marzo 1968 (AFP) ? Los estudiantes de la casa de Estados Unidos en la Ciudad Universitaria Internacional de París se rebelaron esta noche contra el reglamento interior de este pabellón donde, dicen, el carácter "puritano" de la disciplina se ha vuelto inaceptable.

Siguiendo el ejemplo que vienen dando desde hace meses los estudiantes de la mayoría de las residencias universitarias de Francia, los 500 estudiantes, chicos y chicas, de la casa de Estados Unidos decidieron circular libremente dentro de su edificio sin tener en cuenta las prohibiciones administrativas.

La casa está formada por dos alas, una reservada a las chicas y otra a los chicos, sin que se puedan comunicar entre sí, excepto por el vestíbulo de entrada, en la planta baja, donde un conserje vigila las idas y venidas.

En la entrada de la parte de los chicos, hay colgado este aviso: "Female visitors are not permited beyond this door" ("No se permite el paso de visitantes femeninas a partir de esta puerta"). Un cartel idéntico, para los "male visitors" (masculinos) cuelga del lado de las chicas.

La casa alberga a unos 500 estudiantes, repartidos aproximadamente al 50% entre franceses y estadounidenses y entre hombres y mujeres. Entre los estadounidenses, hay unos cincuenta negros.

Los estudiantes consideran que la disciplina se aplica de forma más rigurosa en su pabellón que en ningún otro lo que, aseguran, es si cabe más injustificado teniendo en cuenta que todas las estudiantes y casi todos los estudiantes son mayores de edad.

Durante el día, se extendió espontáneamente entre los estudiantes la idea de una abrogación del reglamento y la mayor parte de ellos la respaldó. Por la noche, tras haberse reunido en la planta baja, en el vestíbulo, único punto de encuentro autorizado entre chicos y chicas (aparte de la cafetería), los y las estudiantes se pasaron la información y empezaron a cruzar de forma masiva las puertas que les estaban vetadas.

Las chicas no tuvieron ninguna dificultad en entrar al ala de los chicos pero, en el ala femenina, el intendente, el señor Boisson, se interpuso durante un rato e impidió que los estudiantes entraran.

Sin embargo, los estudiantes lograron abrir una puerta de comunicación en la quinta planta, con lo que pudieron entrar en la parte reservada a las chicas. Poco después, el intendente renunció a su guardia y dejó que todo el mundo circulara libremente hasta las 23H00.

La manifestación tuvo lugar de forma tranquila. Los estudiantes pretendían darle únicamente un carácter simbólico. Pero anunciaron su intención de reincidir si no logran llegar a un acuerdo con el director, el señor Frazes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.