Nicaragua

Nicaragua: segundo día de protestas por las reformas del Gobierno a la seguridad social

Estudiantes de la Universidad Pública de Agraria (UNA) protestan contra las reformas que implementan cambios en los planes de pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) en Managua, Nicaragua, el 19 de abril de 2018.
Estudiantes de la Universidad Pública de Agraria (UNA) protestan contra las reformas que implementan cambios en los planes de pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) en Managua, Nicaragua, el 19 de abril de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

Tras unas controvertidas reformas a la seguridad social, Nicaragua vivió el segundo día consecutivo de protestas que han dejado 4 muertos y al menos 33 heridos y el cierre de cinco canales televisivos.

Anuncios

Cuatro muertos y al menos 33 heridos, en su mayoría universitarios, dejaron los enfrentamientos violentos que se produjeron entre el miércoles 18 y el jueves 19 de abril en las calles de al menos 16 ciudades de Nicaragua. Esto a raíz de las reformas al Sistema de Seguridad Social impuestas por el gobierno de Daniel Ortega y al cierre de varias cadenas televisivas.

Las medidas en materia de seguridad social que han provocado las protestas

Las nuevas medidas de seguridad social establecen que el pago que realizan los trabajadores al INSS pase de 6,25 a 7 por ciento a partir del 1 de julio de 2018. También eleva de 19 a 21 por ciento la cuota patronal a partir de esa fecha, y 1 punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir de 2020, hasta alcanzar un 22,5 por ciento. Además, ahora los jubilados tendrán que aportar un 5 por ciento de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

Las medidas han sido criticadas por todos los sectores económicos y los expertos, que afirman que las mismas, lejos de evitar la quiebra del seguro social, traerán desempleo e informalidad. En tanto que a la vez disminuirá el consumo, la competitividad y el clima de negocios.

La Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) pidió al Gobierno que suspenda las medidas por considerar que atentan contra la economía del país, y que ha sido el detonante para la escalada de violencia que comenzó el miércoles.

Libertad de expresión en peligro

El canal 100 % Noticias fue sacado este jueves del aire en Nicaragua. Hecho que provocó las acusaciones de sus representantes contra el gobierno de Daniel Ortega por violar el derecho a la libertad de expersión. Según ellos, el cese se produce por que supuestamente transmitieron los brotes de violencia de grupos que apoyan o se oponen a nuevas medidas de seguridad social en el país. Hasta el jueves, dicho canal era el único que transmitía en directo las acciones violentas.

Otros medios como el Canal 12, Canal 23 y Canal 51, este último perteneciente a la Conferencia Episcopal de Nicaragua, vieron también como desaparecieron de la parrilla de la televisión por cable temporalmente, como en el caso del informativo de Canal 12, o bien de forma indefinida como les pasó al Canal 23 y Canal 51, sin que hasta el momento haya existido una explicación oficial por parte del operador.

Estos sucesos se unen al robo de equipos periodísticos y a la agresión física sufrida por varios reporteros de medios locales y extranjeros el miércoles por parte de grupos que apoyan las medidas del Gobierno.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) rechazó la violencia desatada, instó al Gobierno a retomar el diálogo y a garantizar el derecho cívico a la protesta. Asimismo, abogó por "el derecho a ser informados de manera veraz" y demandó "que aquellos medios que han sido suspendidos de sus transmisiones vuelvan al aire sin restricción alguna".

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) también expresó su oposición "a la violencia y a cualquier acción que afecte el derecho inalienable de los nicaragüenses a manifestarse y movilizarse de forma libre y pacífica".

"La libertad de expresión es fundamental en nuestra sociedad, por lo que rechazamos cualquier medida que la restrinja y demandamos que aquellos medios que han sido suspendidos puedan reiniciar sus labores de forma inmediata", indicó.

El capítulo nicaragüense de la asociación mundial de escritores PEN exigió "libertad de expresión y prensa" al Gobierno local, al que responsabilizó por la violencia desatada.

El Instituto Nicaragüense de Desarrollo (Inde) pidió "a las autoridades nacionales a que se restaure la paz y la seguridad en el país de forma inmediata, en aras del bien común", e hizo "un llamado al diálogo nacional" y "al respeto y a la restitución del derecho de libre movilización e irrestricta libertad de expresión".

El Gobierno habla de manipulación

La vicepresidenta Rosario Murillo denunció una "manipulación política" existente en las protestas contra las reformas al Reglamento de la Ley de Seguridad Social, y apuntó como culpables a unos "grupos minúsculos llenos de odio" que atentan contra "la paz y el desarrollo". Para la funcionaria, se trata de una "manipulación perversa" que "no refleja a los agresores y pone a los agredidos como agresores".

Murillo, quien en ningún momento identificó o señaló a nadie, criticó "a quienes promueven la destrucción y la desestabilización". "Debemos hacer un llamado a los promotores de violencia que con cobardía y premeditación se ocultan con las cámaras que llevan y los teléfonos que usan para sólo reflejar como culpables a quienes en legítima defensa se pronuncian por la estabilidad, los derechos y la justicia social", indicó la primera dama.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24