Protestas en París

Estudiantes desalojados de la Universidad de París prometen continuar protestas contra reforma educativa

Vista de la entrada de la Universidad de Tolbiac, después de la evacuación de unas 100 personas que habían ocupado el establecimiento, en París, Francia, el 20 de abril de 2018.
Vista de la entrada de la Universidad de Tolbiac, después de la evacuación de unas 100 personas que habían ocupado el establecimiento, en París, Francia, el 20 de abril de 2018. Gonzalo Fuentes / Reuters

Las pancartas cuelgan, en el suelo están dispersas sillas rotas, y los estudiantes que ocuparon el campus universitario de Tolbiac en París han sido evacuados. "Estoy triste, pero esto está lejos de terminar", dijo uno de ellos a France 24.

Anuncios

Desde el 26 de marzo, cientos de estudiantes franceses ocuparon la universidad Tolbiac como parte de una protesta nacional contra las reformas de educación superior del presidente Emmanuel Macron.

Al amanecer del viernes 20 de mayo, alrededor de un centenar de agentes de policía antidisturbios irrumpieron en las instalaciones y sacaron por la fuerza a los cerca de 100 estudiantes.

"Estaba durmiendo cuando llegaron. Sucedió tan rápido que solo tuve tiempo de ponerme los pantalones y la chaqueta. Todas mis cosas siguen ahí, incluidos mis dos bolsos y mi computadora. Mi computadora es realmente importante para mí ", dijo Juliette, de 19 años, que estudia para obtener un diploma doble en Historia y Derecho y que ha participado en el bloqueo de Tolbiac desde que comenzó.

"Fue como si de repente llovieran bastones sobre nosotros. Aunque sabíamos que probablemente seríamos evacuados en algún momento, no estábamos en absoluto preparados para ello. Nos rodearon e intentaron que nos fuéramos uno por uno, pero luego formamos una cadena humana para tratar de protegernos entre todos, y entonces comenzaron a tirar de nosotros y patearnos. Me patearon justo aquí", dice y señala su pierna. "Fue realmente violento. Tres personas están en el hospital ".

Desalojo, entre las lágrimas y el enojo

Al otro lado de la calle del campus de Tolbiac, situado en el distrito 13 de París, no lejos del Barrio Latino de la ciudad, unos 150 estudiantes se reunieron el viernes para mostrar su apoyo a los que fueron evacuados.

En el aire se respiraba una mezcla de ira y tristeza. Mientras que algunos estudiantes se sienten inquietos por la presencia de los medios de comunicación y piden abiertamente a los periodistas que empaquen y se vayan, otros pasaron la mañana llorando y sentados en la acera mientras eran consolados por sus amigos.

"Estoy triste por lo que pasó, por supuesto, pero ahora me siento aún más decidido. Esto está lejos de terminar", dice Juliette.

Más tarde el viernes, alrededor de 200 estudiantes, junto con algunos miembros de extrema izquierda como Eric Coquerel, un líder local del movimiento Francia Insumisa, se habían reunido a las afueras del campus sellado para protestar por la evacuación.

Durante la protesta, vigilada por decenas de agentes de policía, no se presentaron incidentes.

El director del Centro Tolbiac, Florian Michel, dijo que lamentaba la necesidad de gastar cientos de miles de euros para renovar las instalaciones dañadas por los estudiantes que la ocuparon. Dinero que, según sus palabras, podría haberse invertido en las universidades francesas.

Exámenes perdidos y el monitoreo de la policía

Dimitri, un estudiante de historia de 22 años que cursa su tercer año, hasta ahora se ha perdido tres de cuatro exámenes debido a las protestas en curso. "Es por razones de seguridad. En este momento, realmente no sabemos ni cuándo ni dónde podremos tomarlos. Y sí, eso es un poco preocupante, por supuesto ".

Aunque Dimitri no participó en las protestas, describiéndose a sí mismo como un observador, dice que estas no lo han molestado tanto como la presencia policial que ahora bloquea las instalaciones.

"Todavía podríamos tener nuestras clases, pero está cerrado todo. Creo que es demasiado".

El área estaba inundada de oficiales de policía cruzados de brazos y mirando a los estudiantes. A todos los que se acercaban al área evacuada los hacían devolver. Al menos 20 camionetas de la policía estaban estacionadas alrededor del campus y la calle lateral de las instalaciones estaba completamente cerrada.

Además de la ocupación de Tolbiac, que ha sido el punto álgido de las protestas estudiantiles francesas, se han llevado a cabo acciones similares en las prestigiosas universidades de Sciences Po y Sorbona de París, así como en otras partes del país, incluso en Montpellier, en el sur.

La razón principal de las protestas es la reforma de Macron para introducir un proceso de admisión más selectivo para los estudiantes que solicitan cursos universitarios básicos. En la actualidad, todos los estudiantes franceses que hayan aprobado su bachillerato pueden inscribirse en cualquier curso de tres años que deseen y se seleccionan al azar. Esto ha llevado a aulas superpobladas cuando se trata de algunas carreras especialmente demandadas, como derecho y psicología, y también una alta tasa de fallas. El gobierno argumenta que reformar el proceso de selección ayudará a resolver estos problemas.

Léo, de 26 años, estudiante de filosofía, dice que la batalla contra la reforma del gobierno continuará. "Es una pérdida temporal, pero eso es todo". Esto en realidad nos está alimentando, y el lunes y el martes nos uniremos a los cheminots (los ferroviarios en huelga de Francia) para mostrar nuestro descontento con más fuerza".

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24