Las checas se acercan a una nueva final de Fed Cup, Francia y EEUU en tablas

Anuncios

París (AFP)

La República Checa, dominadora del torneo en la última década, se acercó a un simple paso de jugar una nueva final de la Copa Federación al distanciarse 2-0 en su semifinal en Alemania, este sábado, mientras que Francia y Estados Unidos llegarán con igualdad (1-1) al día decisivo.

Tras los dos primeros partidos individuales este sábado en cada semifinal, el domingo decidirá la identidad de los finalistas y a la República Checa le basta con un único punto para lograr el objetivo.

Petra Kvitova dio el primer punto a las checas en Stuttgart al superar fácilmente a Julia Goerges por 6-3 y 6-2.

Karolina Pliskova consiguió luego ampliar la ventaja superando a una exnúmero 1 mundial, Angelique Kerber, por 7-5 y 6-3.

Kvitova, 10ª del ránking WTA, necesitó apenas poco más de una hora para desilusión de los espectadores del Porsche Arena.

Goerges se adelantó 3-1 en el marcador, pero Kvitova encadenó cinco juegos seguidos y puso rumbo directo a la victoria en ese set, antes de controlar bien en el segundo y definitivo.

Después fue el turno de Karolina Pliskova, sexta del mundo, que tuvo más dificultades para imponerse a Kerber (12º del ránking), pero sin ver peligrar el objetivo.

Kerber mantuvo el pulso a Pliskova hasta el 5-5 del primer set, pero perdió entonces su servicio en el peor momento, antes de conceder un nuevo 'break' en el segundo.

El año pasado, las checas fueron detenidas en semifinales por Estados Unidos, que luego fue el equipo campeón.

República Checa es el gran dominador de la Fed Cup en la última década, donde aspiran a una sexta final en ocho años. Han sido campeonas en cinco de las siete últimas ediciones de este torneo, considerado el equivalente femenino de la Copa Davis masculina.

- Mladenovic al rescate -

En Aix-en-Provence, en el sur de Francia, las jugadoras galas y las estadounidenses acabaron 1-1 el primer día de su particular pulso de semifinales.

Kristina Mladenovic derrotó a Coco Vandeweghe (1-6, 6-3, 6-2), para que Francia pudiera corregir el rumbo.

La número 1 de las francesas este fin de semana compensó así la derrota de su compañera Pauline Parmentier en el primer individual frente a la visitante Sloane Stephens por 7-6 (7/3) y 7-5.

Gracias a la victoria de Mladenovic, Francia conserva opciones de clasificarse para la final por segunda vez en tres años. Como en la primera ronda ante Bélgica (3-2), en febrero, la jugadora de ascendencia serbia de 24 años asumió la responsabilidad.

Pese a llegar a la semifinal con problemas en la espalda, la 20ª jugadora mundial se mostró muy sólida, sin dar muestras de vulnerabilidad salvo en el primer set, donde tras conseguir un 'break' vio cómo Vandeweghe, 16ª del ránking WTA, se llevaba la primera manga con seis juegos seguidos.

Pero después Mladenovic reaccionó y consiguió llevarse sin sobresaltos los otros dos sets, por 6-3 y 6-2.

"La clave estuvo en la cabeza. Intenté no desanimarme. No creo que jugara tan mal en el primer set. Ella tenía respuestas para todos, jugaba a un ritmo elevado, con pocos errores", explicó Mladenovic sobre cómo se sentía en el inicio del partido, antes de poder reaccionar.

En el primer partido de la eliminatoria, Parmentier (122º del mundo) perdió ante Sloane Stephens, 9ª de la WTA y campeona del Abierto de Estados Unidos en 2017 y del torneo de Miami el pasado mes.

Stephens se llevó el partido por 7-6 (7/3) y 7-5, batallando contra una jugadora que responde bien sobre tierra batida.