Saltar al contenido principal

Vuelta complicada para refugiados vietnamitas expulsados de Estados Unidos

Anuncios

Ciudad Ho Chi Minh (AFP)

Nguyen tenía nueve años cuando embarcó solo para huir del régimen comunista vietnamita. Ahora vuelve al país que apenas conoce tras ser expulsado de Estados Unidos, donde vivió 40 años.

Dejó a sus hijos -ya adultos- y a su segunda esposa en Boston y se pasa los días de administración en administración para intentar obtener los documentos de identidad de su país natal, al que nunca pensó tener que volver.

"Todavía no me creo que esté aquí", explica Nguyen, que sólo da su apellido por motivos de seguridad.

"Quiero realmente volver a Estados Unidos, he vivido más allí que aquí", explica Nguyen, que no lleva bien el calor sofocante de Ciudad Ho Chi Minh, la capital económica vietnamita.

Este exobrero fue condenado en Estados Unidos por complot y fraude y recibió la orden de expulsión al salir de la cárcel el año pasado. En diciembre lo expulsaron a Vietnam.

Como él, unos 8.600 ciudadanos vietnamitas, en su mayoría encarcelados por narcotráfico o asesinato, se exponen a ser expulsados por la administración Trump.

- Aceleración de las expulsiones -

Entre octubre de 2016 y 2017, 71 vietnamitas fueron expulsados (dos veces más que un año antes) y el ritmo se acelera. Entre enero y mediados de abril de este año, 76 ciudadanos llegaron a Vietnam, según datos del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

La misma política se aplica a México, Camboya, Birmania...

Algunas voces estiman que en el caso de Vietnam se trata de una violación de un acuerdo firmado entre Hanói y Washington que prohibía la expulsión de los vietnamitas llegados antes de 1995.

Cuatro refugiados presentaron una demanda colectiva contra el gobierno de Estados Unidos y denuncian los meses que pasaron en detención antes de la expulsión.

"El ICE concentra sus recursos en los individuos que constituyen una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad de las fronteras", aseguró a la AFP su portavoz, Brendan Raedy.

Cuando Nguyen fue expulsado, en el avión iban otra treintena de vietnamitas como él. Desembarcaron en Ciudad Ho Chi Minh después de 24 horas de vuelo esposados y con cadenas en los pies.

Cuarenta años antes llegó solo a Estados Unidos después de que el régimen comunista asesinara a su padre en 1979.

Desde que volvió a Vietnam, incluso la vida de su madre (que nunca se fue del país) dio un vuelco. La anciana de 80 años recibió varias visitas de policías vietnamitas vestidos de civil.

"Es muy, muy arriesgado" comenta él.

No es el único descontento con esta política.

Ted Osius, exembajador de Estados Unidos en Vietnam, explicó recientemente en una tribuna que dimitió el año pasado por su desacuerdo con la política del gobierno de Trump.

- 'Política racista' -

"Creo fundamentalmente que es una política racista", declaró a la AFP. Él teme que muchos repatriados acaben siendo víctimas de violaciones de derechos humanos en el país comunista, donde no se duda en encarcelar a los opositores.

Lo mismo teme Vu Ha, quien también recibió el año pasado la carta de expulsión tras su paso por la cárcel. Pero Vietnam no ha dado luz verde a su regreso.

"Estoy atrapado entre los dos", cuenta este hombre de 37 años. No pisó Vietnam desde que tenía nueve años y medio y la idea de volver le aterroriza.

"En Vietnam no hay nada bueno. El gobierno arremete contra los ciudadanos, que no tienen libertad de expresión", añade Vu Ha, cuya hija termina el bachillerato.

Los expulsados sueñan con regresar a Estados Unidos cuando se haya ido Trump, un hombre que, según Nguyen, "no tiene corazón". Entre tanto, él quiere aprender a conducir una moto, principal medio de locomoción en su nueva ciudad, donde le visitó su mujer.

"Se fue de Vietnam cuando era un niño", dice ella llorando. "Ahora no sabe qué hacer".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.