Saltar al contenido principal

57 muertos y 119 heridos en un atentado suicida con bomba en Afganistán

Familiares de las víctimas de un atentado suicida en un centro de registro de votantes en Kabul, lloran en un hospital después del ataque. Kabul, Afganistán, el 22 de abril de 2018.
Familiares de las víctimas de un atentado suicida en un centro de registro de votantes en Kabul, lloran en un hospital después del ataque. Kabul, Afganistán, el 22 de abril de 2018. Mohammad Ismail / Reuters

Al menos 57 personas murieron y 119 resultaron heridas en un atentado con bomba en un centro de registro de votantes en Kabul. El autodenominado Estado Islámico se adjudicó el ataque.

Anuncios

La explosión se produjo en un centro de registro de votantes en el oeste de Kabul ubicado en el área de Qala-e-Nazir, cuando un suicida se inmoló entre la gente que hacía fila para registrarse en un centro de votación.

El portavoz de la Policía de Kabul, Hashmatullah Stanekzai dijo que entre las víctimas hay niños y mujeres: "La evacuación de las víctimas de la escena del ataque ha terminado".

El grupo yihadista Estado Islámico se atribuyó la autoría del atentado suicida según un comunicado difundido por una agencia vinculada a ese grupo yihadista. En el mensaje identifican al presunto autor del atentado y lo califican de "mártir". Sin embargo, la autenticidad del documento aún no ha podido ser verificada.

El centro de registro se encuentra en un barrio con gran población de la minoría religiosa chiita hazara, habitual objetivo de atentados por parte del Estado Islámico.

Por su parte, el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, indicó en su cuenta de Twitter que ese grupo no tiene nada que ver con la explosión en la capital afgana.

En 2018 la población chiita en Kabul ha sido objeto de varios atentados del autodenominado Estado Islámico. El de mayor envergadura en los últimos meses tuvo lugar el pasado 21 de marzo. El ataque causó la muerte de una treintena de personas y daños físicos a otras 65.

La ofensiva golpea la preparación de las elecciones de octubre

El ataque al centro de registro de votantes en Kabul representa un golpe para la preparación de las elecciones parlamentarias de octubre, un proyecto clave para el presidente Ashraf Ghani, que ha enfrentado la presión internacional para garantizar la realización de unos comicios largamente postergados.

En ese sentido, a través de un comunicado, el presidente Ghani remarcó que el ataque “no puede desviarnos de nuestros objetivos o debilitar este proceso democrático nacional”.

Las elecciones parlamentarias son consideradas ilegítimas tanto por el grupo Estado Islámico como por el Talibán.

Justamente, otro ataque con explosivos se registró este 22 de abril en las cercanías de un registro electoral en la provincia de Baghlan. Como consecuencia del estallido, tres mujeres, dos niños y un hombre murieron y otros tres resultaron heridos, según comunicó el Ministerio de Salud Pública.

“La bomba fue situada en la carretera cerca de un centro de registro de votantes, pero impactó a un coche de civiles que pasaban por la zona para asistir a un funeral”, dijo el portavoz de la Policía de Baghlan, Zabihullah Shujah, a la agencia EFE.

Al respecto, Ghani también se expresó a través de la red social Twitter y condenó los dos hechos, a la vez que prometió asistencia a las víctimas y sus familiares.
Por su parte, mediante un comunicado, el jefe de la misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Afganistán, Tadamichi Yamamoto, condenó el ataque.

“Para agravar la insensible indiferencia por la vida de los civiles, el asesinato parece ser parte de un esfuerzo totalmente inaceptable de los extremistas para disuadir a los ciudadanos afganos de llevar a cabo su derecho constitucional de participar en las elecciones”, remarcó.

Actualmente, el Parlamento afgano continúa sesionando pese a que su mandato finalizó hace tres años. Bajo la presión internacional, el gobierno inició un proceso de registro de votantes para completar el empadronamiento de alrededor de 10 millones de personas. Esta medida tiene como objetivo reducir el fraude electoral, que empañó comicios anteriores.

Pese a que las autoridades intentan garantizar la seguridad, estos ataques ensombrecen el proceso y se suman a una serie de episodios menores registrados este mes.

La semana pasada, dos agentes de policía fueron asesinados frente a un centro de registro de votantes en la ciudad oriental de Jalalabad, mientras que otra dependencia fue incendiada en la provincia de Ghor, en el centro del país.

EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.