Elecciones

Paraguay: entre el crecimiento económico y el aumento de la desigualdad social

De acuerdo a la intensión de voto, Mario Abdo (izq.) o Efraín Alegre (der) son los más opcionados para llegar a la presidencia de Paraguay
De acuerdo a la intensión de voto, Mario Abdo (izq.) o Efraín Alegre (der) son los más opcionados para llegar a la presidencia de Paraguay Jorge Adorno - Reuters

El país suramericano va a las urnas en medio de la apatía electoral de los ciudadanos que pocos intereses han mostrado en los dos candidatos con más posibilidades de llegar al poder, siendo ellos Mario Abdo y Pedro Efraín Alegre

Anuncios

Pese al desinterés que los ciudadanos han mostrado por los comicios, el candidato Mario Abdo de la tradicional y conservadora formación política Asociación Nacional Republicana - Partido Colorado (ANR-PC) que ha gobernado el país casi de forma ininterrumpida por unos 70 años se perfila como el de mayor intensión de voto, pese tener el estigma de haber sido el partido del dictador Alfredo Stroessner que gobernó desde 1954 hasta 1989 y las incontables acusaciones de corrupción. 

Paraguay es el segundo país, después de Venezuela, con los niveles más altos de corrupción de acuerdo con Transparency International para América. Un puesto que no deja muy bien parado a este pequeño país sin salida al mar, enclavado entre dos gigantes económicos como son Argentina y Brasil.

De acuerdo con las últimas encuestas el ex senador Mario Abdo de 46 años de la ANR-PC, aventaja con 25 puntos a su principal rival, Pedro Efraín Alegre, un abogado, integrante de la Gran Alianza Nacional Renovada (Ganar), una coalición centrista que espera darle la vuelta a la moneda y arrebatarle el poder al histórico Partido Colorado.

Abdo, educado en Estados Unidos, es hijo del que fuera el secretario privado del dictador Alfredo Stroessner que gobernó Paraguay con mano de hierro durante 35 años, apoya la estructura estatal actual de bajos impuestos, exenciones destinadas a estimular la inversión extranjera y la producción agrícola, del país integrante del Mercosur y cuarto exportador de soya en el mundo e importante proveedor de carne a nivel internacional.

Economía en constante crecimiento.

Esta fórmula de éxito le ha permitido a la nación guaraní mantener su crecimiento cercano al 4.0%, se espera crezca por sexto año consecutivo, incluso cuando las economías de sus vecinos, Brasil y Argentina, siguen resentidas.  Paraguay se mantiene estable y atrayendo cada vez más inversionistas extranjeros que han invertido en infraestructuras, transportes, alimentos y han provocado una renovación urbana de Asunción la capital del país que vive un “boom” de construcción de modernos y altos edificios.

Para el año 2018, el Fondo Monetario Internacional prevé un aumento del PIB de 4.1% y para el 2019 de 4.5%, las cifras más altas y generosas de la región. Pero pese al crecimiento y desarrollo económico, la pobreza sigue golpeando al 26.4% de los 6.8 millones de ciudadanos, esto de acuerdo con los datos del 2017 de la Dirección de Estadística, Encuestas y Censos de Paraguay.

Unos 4.2 millones de paraguayos tienen derecho a votar en las elecciones presidenciales, 17 gobernaciones y Congreso, en el que se espera que el Partido Colorado disminuya el número de diputados lo que le complicaría la gobernabilidad a Mario Abdo, dado el caso que triunfe en los comicios que le permitirán llevar las riendas de Paraguay por 5 años a partir de su investidura el 15 de agosto.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24