Saltar al contenido principal

Venezuela: empieza la campaña electoral en medio de controversias

Una mujer sostiene una foto del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una concentración oficial frente al Palacio Miraflores, Caracas, Venezuela. 4 de abril, 2018.
Una mujer sostiene una foto del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una concentración oficial frente al Palacio Miraflores, Caracas, Venezuela. 4 de abril, 2018. Marco Bello / Reuters

Entre controversia y desaprobación comienza la cuenta regresiva para las elecciones presidenciales en Venezuela. La oposición ha decidido no participar mientras el Gobierno se encuentra optimista por un segundo mandato de Nicolás Maduro.

Anuncios

La campaña electoral en Venezuela comenzó este domingo, 22 de abril, bajo la mirada crítica de la comunidad internacional y el rechazo de la oposición venezolana.

En años anteriores, esta misma oposición soñaba con adelantar las elecciones presidenciales mediante un referéndum revocatorio que nunca pasó. Sin embargo, bajo el período excepcional que enmarca la Asamblea Constituyente, el Gobierno venezolano convirtió rápidamente los comicios electorales en una realidad para el próximo 20 de mayo.

Medios de comunicación internacionales y venezolanos, como el diario El Nacional, describieron la jornada “sin grandes despliegues” y distante a “las fiestas multitudinarias que caracterizaban el inicio de las campañas electorales”.

Nicolás Maduro, quien busca su reelección, comenzó el día publicando un mensaje en su red social Twitter.

Abstencionismo, el gran reto de las elecciones venezolanas

Los nuevos candidatos a la presidencia del país son el exgobernador del estado de Lara, Henri Falcón, el pastor evangélico Javier Bertucci, el empresario Luís Alejandro Ratti y el ingeniero Reinaldo Quijada.

Falcón, un chavista disidente de 56 años, inscribió su candidatura a contravía de la coalición opositora, Mesa de la Unidad (MUD), partido que optó por no participar asegurando que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ofrece garantías de transparencia.

A pesar de la reticencia de la MUD, la encuestadora Datanálisis da un empate técnico entre Maduro y Falcón, mientras que la firma Delphos señala al actual presidente como favorito con un 42% frente a un 30%. Por su parte, la encuestadora Hinterlaces otorga un cómodo 52% a Maduro contra 22% de su rival, como lo informó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, el mayor adversario a vencer en la carrera hacia la presidencia por los 5 candidatos, es la abstención.

"No voy a votar, es más de lo mismo. Esperaremos a que llegue un milagro y nos saque de este desespero. No veo otra salida", dijo a AFP el electricista William Flores, exchavista pero que tampoco milita en la oposición.

Según una encuesta del Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD) realizada entre el mes de enero y febrero de este año, el 77% de las personas encuestadas considera que el país necesita un cambio de Gobierno, aunque en intención de participación solo un 31,7% de los encuestados dicen estar dispuestos a votar.

"Hay una desactivación del voto opositor, por considerar que hay condiciones electorales adversas y desconfianza en el liderazgo de la oposición", comentó Félix Seijas, director de Delphos a la AFP.

Aunque la campaña inició oficialmente el 22 de abril, el sucesor de Hugo Chávez ha multiplicado la entrega de comida subsidiada y de bonos en sectores populares. Una clásica estrategia populista personificada por el fallecido presidente.

Sin embargo, los tiempos son diferentes, en esta oportunidad nada alentadores para la administración de Nicolás Maduro ya que las arcas del Estado se encuentran en números rojos.

El país petrolero encara una hiperinflación y una caída del PIB que el FMI calcula para 2018 en 13.864% y 15%, respectivamente. La falta de alimentos y medicinas sumerge al país en una crisis humanitaria que agobia a los venezolanos y que ha causado, lo que podría ser, el éxodo más importante en la historia venezolana.

"O acabamos con Maduro o Maduro acaba con Venezuela", sostiene el opositor Henri Falcón, quien ondea la bandera de la "dolarización" como remedio a los males de la economía venezolana.

La comunidad internacional no reconocerá los resultados del 20 de mayo

Bajo la premisa de que el actual Gobierno de Venezuela no ofrecerá elecciones transparentes y democráticas, la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Panamá aprobaron sanciones, y otros gobiernos de América Latina arreciaron sus críticas hacia la administración de Nicolás Maduro.

El Gobierno de Perú ha sido especialmente enfático sobre el tema, declarando públicamente que el presidente del país petrolero era una “persona non grata” en la pasada Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad de Lima.

El adelanto de los comicios -tradicionalmente previstos para diciembre- por parte del oficialismo, fue la gota que rebasó el vaso para que varios gobiernos consideraran la Constituyente como una reafirmación de la "deriva autocrática" del Gobierno, dijo AFP.

El complejo entramado político y económico de Venezuela crea una gran expectativa por los próximos resultados del 20 de mayo. Si el presidente Maduro llega a ser reelegido, la comunidad internacional, quién ya dijo que no reconocerá los resultados, deberá decidir cuál será su siguiente paso, más allá de las sanciones ya impuestas a funcionarios venezolanos.

Por otro lado, si llegara a ser elegido un candidato adverso al oficialismo, ¿la comunidad internacional mantendrá su discurso oficial a pesar del cambio de gobierno?

Sin embargo, los verdaderos protagonistas son los venezolanos quiénes sufren cada día por la delicada situación que se vive en el país petrolero. La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de los venezolanos (Encovi) de 2017, reveló que "el 64 % de los encuestados informa haber perdido un promedio de 11 kilos en el último año por no poder acceder a los alimentos".

Los perfiles de los candidatos

Los resúmenes de cada candidato realizados por periódico El Nacional, evidencia que la tendencia política revolucionaria ligada a Chávez continúa parpadeando -en mayor o menor grado- en los proyectos y visiones de los contrincantes de Maduro.

Henri Falcón: este abogado y militar retirado inició su carrera en alianza con el fallecido presidente Hugo Chávez. Tuvo un estilo más conciliador, por lo que fue calificado como chavista "moderado", hasta que en el año 2008 decidió desvincularse del chavismo e integrarse a las filas de la Mesa de la Unidad, partido opositor. Fue gobernador del estado de Lara durante 9 años (2008 -2017) y es apoyado por los partidos Avanzada Progresista, Movimiento Al Socialismo y Copei (socialcristianos).

Javier Bertucci: pastor evangélico de 48 años que no formalizó personalmente su candidatura ante el CNE, sino que lo hicieron representantes del partido político Esperanza por el Cambio. Bertucci apareció ligado al escándalo de los "Panama Papers" en 2016, pero siempre ha defendido su inocencia. Localmente, es conocido por liderar la agrupación "el evangelio cambia" que se dedica a rescatar a personas con adicciones o en situación de indigencia. Una de las principales promesas del candidato es la apertura de un canal humanitario para solventar la crisis de salud.

Reinaldo Quijada: aunque se autodenomina defensor del proceso revolucionario, este ingeniero de 58 años es un detractor del presidente Nicolás Maduro. Su programa de gobierno se titula “La vía para salir de la crisis”. En el CNE manifestó: “Desde el Gobierno han venido señalando que nosotros somos un partido de oposición y ciertamente hacemos oposición al gobierno del presidente Maduro, pero no nos oponemos al proceso revolucionario”.

Luis Ratti: el empresario y pastor evangélico del estado de Aragua promete "un camino diferente" al del chavismo y al de la oposición que han dominado la política venezolana desde 1999. Pese a presentarse como independiente, es conocido por haber apoyado a Chávez y posteriormente a Maduro hasta 2016. Algunos opositores lo han tildado como candidato "de relleno" para legitimar los comicios presidenciales. Próximo a cumplir 40 años, Ratti es el candidato presidencial más joven.

Nicolás Maduro: el delfín de la revolución chavista fue el presidente encargado durante los últimos momentos de la enfermedad del presidente Chávez, en el año 2012, mientras cumplía funciones como vicepresidente. Un año más tarde, fue elegido como presidente de la República Bolivariana de Venezuela en medio de señalamientos de fraude y manifestaciones a nivel nacional. Maduro fue diputado (2000), presidente de la Asamblea Nacional (2005) y ministro de asuntos exteriores (2006). El 4 de febrero fue ratificado por la coalición de partidos oficialistas, el "Gran Polo Patriótico", como candidato único.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.