La confirmación de Pompeo como secretario de Estado, ante el desafío en el Senado

Anuncios

Washington (AFP)

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense tiene previsto votar este lunes sobre la confirmación de Mike Pompeo como secretario de Estado, en medio a especulaciones sobre un rechazo sin precedentes para dejar la cuestión en manos del plenario.

Pompeo, actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), participó recientemente de una misión secreta a Corea del Norte, donde se reunió con el líder Kim Jong Un para preparar un histórico encuentro con Donald Trump.

En Washington, el comité senatorial tiene previsto reunirse a las 15H00 local (21H00 GMT), y todo indica que difícilmente el nombre de Pompeo resulte aprobado.

Esto porque además del voto en contra de todos los representantes del partido Demócrata en el Comité, se sumaría el voto negativo del senador republicano ultraconservador Rand Paul, quien recuerda que Pompeo, un ex legislador republicano, había apoyado la intervención estadounidense en Irak.

Los senadores del partido Demócrata, en cambio, adelantaron que votarán contra Pompeo no solo por sus controvertidas posiciones hacia musulmanes y homosexuales, sino también por su proximidad personal con el presidente.

Un senador demócrata, Chris Coons, señaló el fin de semana su temor de que, como secretario de Estado, Pompeo no se permita disentir de Trump "en asuntos críticos".

De acuerdo con la oficina del historiador del Senado, no hay registros que un nominado para ser secretario de Estado haya sido rechazado por el Comité de Relaciones Exteriores (antes de 1920 ese voto era secreto).

Incluso, desde 1945 el plenario del Senado nunca aprobó una designación de un integrante del ejecutivo que no contara con el apoyo del Comité respectivo.

- Ataque a "obstruccionistas" -

En los últimos días, el propio Trump recurrió a la red Twitter para criticar a los "obstruccionistas" por bloquear la confirmación de Pompeo.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo a la prensa que "en algún momento los Demócratas tendrán que decidir si aman este país más de lo que odian al presidente".

Director de la CIA desde el inicio del actual gobierno, Pompeo se tornó lentamente en uno de los más frecuentes interlocutores del presidente Trump.

Pompeo fue designado por Trump para encabezar el Departamento de Estado en reemplazo del multimillonario Rex Tillerson, quien mantuvo una difícil relación personal con el presidente y con los altos diplomáticos de la propia cancillería.

Además, Pompeo se tornó una pieza central en la estrategia de la Casa Blanca para Corea del Norte.

Después de aceptar una invitación de Kim para un encuentro personal, Trump puso en marcha un mecanismo reservado para abrir un canal directo de comunicación entre Washington y Pyongyang.

Esta estrategia incluyó el viaje secreto de Pompeo a la capital norcoreana. La noticia sobre la reunión a fines de marzo entre el líder de Corea del Norte y el director de la CIA sacudió al mundo.

Tal vez como consecuencia de esa aproximación, posteriormente el líder norcoreano anunció la suspensión de la pruebas nucleares, en una iniciativa interpretada como un gesto de buena voluntad para facilitar el futuro diálogo con Trump.

En este escenario, el hundimiento del proceso de confirmación de Pompeo para conducir el Departamento de Estado podría abrir un enorme interrogante sobre el futuro de esos contactos de alto nivel con Corea del Norte.