Serzh Sarkissian, un presidente armenio con "autoritarismo blando"

Anuncios

Ereván (AFP)

Serzh Sarkissian, forzado este lunes a renunciar tras once días de manifestaciones en Armenia, fue presidente del país desde 2008 hasta marzo de 2018, antes de convertirse en primer ministro, lo que sus opositores veían como una forma de perpetuarse en el poder.

De 63 años de edad, Serzh Sarkissian, desempeña un papel de primer plano en la política armenia desde la independencia del país, ex república soviética, en 1991.

Como militar se destacó antes en la guerra de Nagorny-KarabaJ entre Armenia y Azerbaiyán, que causó cerca de 30.000 muertos a comienzos de los años 1990, y le dio gran parte del aura de que goza en la actualidad.

"Desempeñó un papel enorme en la guerra en Nagorny-Karabaj y en el proceso de negociación", subrayó el analista Tatul Akobian, quien recuerda que el militar, jefe de las fuerzas de autodefensa de esta región separatista, supo transformarse en hombre de paz y "pidió valerosamente realizar los acuerdos necesarios" para el cese de los combates.

Serzh Sarkissian ha ocupado casi todos los puestos importantes en el poder, a veces de manera simultánea: ministro del Interior y de la Seguridad nacional, jefe del Consejo de seguridad nacional, ministro de la Defensa de 2000 a 2007, luego primer ministro, antes de acceder a la función suprema, el 19 de febrero de 2008.

"Tiene una experiencia enorme en materia de política interior y sobre el asunto de Nagorny-Karabaj", territorio aun disputado por Bakú y Ereván, y donde con frecuencia estallan enfrentamientos, afirmó el sociólogo Guevorg Pogossian.

En la escena internacional, Serzh Sarkissian se acercó a Rusia, que dispone de una base militar en Armenia, sin cortar lazos con la Unión Europea (UE) y Estados Unidos. Una política necesaria pues Armenia, país de tres millones de habitantes, tiene una diáspora de entre 8 y 10 millones de personas.

"Pudo mantener un equilibrio entre Europa y Rusia, lo que es excepcional en la era postsoviética", añade Guevorg Pogossian.

- La misma tasa de pobreza -

Pero el balance doméstico es más pobre. Desde su llegada al poder, la corrupción en la policía y la justicia no se combate y la situación económica es preocupante.

Le tasa de pobreza en Armenia era de 29,8% en 2016 frente a 27,6% en 2008, según el Banco Mundial (BM) y el Ingreso Interior Bruto (PIB) por habitante se estancó en 3.770 dólares, la misma cifra que hace diez años.

La personalidad de este padre de dos hijas, profesor de música de formación, que a su vez es presidente de la Federación armenia de ajedrez, no contribuye a su popularidad: Serzh Sarkissian tiene con frecuencia la imagen de un hombre frío, calculador y de poco buen humor.

"Sarkissian violó una regla política de nuestro país: los anteriores presidentes dejaron el poder cuando correspondía y él había prometido hacerlo", recuerda Guevorg Pogossian.

Los manifestantes que desfilan desde hace dias por las calles de Ereván y de las grandes ciudades del país le recordaron esta promeso incumplida.

Pero su renuncia no significa que abadonará de manera definitiva la escena política del país, pues su grupo político, el Partido Republicano de Armenia, sigue siendo mayoritario en el Parlamento.

mkh-tbm/nm/glr/eg/age