Buscabulla, el dúo de Puerto Rico con una música "un poco más rara"

Anuncios

Indio (Estados Unidos) (AFP)

El dúo puertorriqueño Buscabulla está llevando la música del Caribe más allá. Pero ahí terminan las similitudes con el megahit "Despacito".

Formado por los esposos Raquel Berríos y Luis Alfredo del Valle, Buscabulla se describe como una banda que está creando "la música caribeña del futuro".

Con sintetizadores chillwave sobre ritmos de salsa y bachata y la voz ahumada y sensual de Berríos, sus canciones emanan la energía de la escena independiente de Nueva York. Allí se asentaba la pareja hasta que recientemente se mudó a Puerto Rico, un desafío tras la devastación del huracán María.

Berríos y Del Valle, quien toca además la guitarra psicodélica, actuaron ante una multitud en Coachella, el gran festival de música en el desierto de California que culminó el domingo tras ofrecer un sinfín de shows durante dos fines de semana.

Buscabulla tocó en un escenario más pequeño donde suelen presentarse grupos en ascenso, un lugar confortable para el dúo.

La banda "puede ser considerada más marginal, más alternativa, pero eso es lo que queremos hacer, porque no hay mucho de eso en la escena musical latina", dijo a la AFP Berríos.

Buscabulla es parte de un movimiento latino "un poco más raro, que llega de a poco de otros lugares", afirmó.

Aunque totalmente bilingüe, Berríos opta por cantar en español porque siente que sus letras en inglés sonarían "genéricas" y prefiere enriquecer sus canciones con palabras o expresiones típicamente puertorriqueñas.

- Contra el estereotipo -

Puerto Rico, muchas veces ignorado por el Estados Unidos continental, produjo el año pasado el mayor hit del año, la canción "Despacito" de Luis Fonsi y Daddy Yankee, con un video ultrasexy que se convirtió en el más visto de la historia de YouTube.

"Estoy contenta de que 'Despacito' haya sido lo que fue. Siempre es bueno celebrar la cultura y la música latina, y el reguetón es la música latina de ahora", dijo Berríos.

Pero "¿si pienso que es la mejor representación y lo más inteligente que puede hacerse en este momento? No", acotó.

Porque la canción perpetúa "el estereotipo de que la música latina siempre tiene que ser alegre -¡una fiesta! ¡baile!- y eso siempre me molesta, porque aunque nos gusta hacer música que sea bailable, queremos azuzar otras emociones", sostuvo la artista.

- El retorno -

Haciendo música al mismo tiempo que cría a una hija de tres años, la pareja sintió que era cada vez más difícil vivir en Nueva York. Para poder afrontar los exorbitantes precios de la ciudad, hacían trabajos de diseño, y Berríos trabajó en una tienda de discos.

Hace un mes, la pareja decidió regresar a Puerto Rico. Instalaron un estudio en la coesta occidental de la isla, donde Buscabulla grabará su primer álbum de larga duración tras sus dos EPs.

"Hay definitivamente un sonido más suave y al mismo tiempo un acercamiento más primario a él, casi como si estuviéramos tratando de reconectar con nuestras raíces", dijo Berríos, que creció escuchando todo tipo de música, desde los oscuros vinilos de su padre al Top 40 en la radio estadounidense.

El dúo, que tocó en varios shows en Nueva York para recaudar fondos tras el huracán María, siente los efectos de la catástrofe constantemente, de apagones continuados a los inmensos pozos en las calles.

Su regreso a la isla es una excepción en medio de un éxodo de puertorriqueños. El Pew Research Center estima que medio millón de puertorriqueños se mudaron a Estados Unidos continental en la última década, y la migración se aceleró tras la tragedia.

Berríos asegura que el estatus cuasi colonialista de Puerto Rico ha creado una mentalidad "derrotista", con mucha gente que opta por la comodidad en el continente más que por intentar solucionar los problemas en la isla.

"Queremos inspirar a las personas, queremos decirle a la gente que puede regresar", dijo.

Espera que los puertorriqueños se den cuentan de que Buscabulla pudo tocar en Coachella.

"Le han dicho a la gente que si eres de Puerto Rico, vas a tener que tocar 'Despacito'. Y yo quiero hacer cosas que no sean 'Despacito' y que aún puedan ser tocadas en Coachella y que otras personas puedan apreciar", sostuvo.

"Eso significa todo para mí, que la gente no tenga una comprensión unidimensional de quiénes son".