Popularidad de Trump es puesta a prueba en elección en Arizona

Anuncios

Washington (AFP)

La popularidad del presidente Donald Trump es este martes puesta a prueba en el estado de Arizona (sudoeste del país), un tradicional bastión conservador escenario de elecciones legislativas que decidirán una banca en la Cámara de Representantes.

El favoritismo de los Republicanos en Arizona es de tal magnitud que candidatos del partido Demócrata apenas se han concentrado en ese territorio por lo menos desde 2012. En las elecciones presidenciales de 2016, Trump logró en varios distritos ventajas de 20 puntos porcentuales sobre Hillary Clinton.

Ahora, en cambio, los Demócratas pusieron toda su artillería para desafiar el favoritismo de Trump, con los ojos vistos en las críticas elecciones de medio término, que se realizarán en todo el país en noviembre.

En noviembre, los Demócratas se proponen retomar el control de por lo menos una de las dos cámaras del Congreso, actualmente dominadas por los Republicanos.

Dos mujeres traban en disputa por la banca del Congreso: la republicana Debbie Lesko, actual senadora en el legislativo de Arizona, y la demócrata Hiral Tipirneni, científica especializada en cáncer.

Los sondeos indican que Lesko tiene una ventaja apenas mínima. Esta elección es acompañada con atención en todo el país para buscar indicios útiles de las tendencias para los comicios de noviembre.

El partido Republicano derramó verdaderos ríos de dinero en estos comicios con la intención de ofrecer a Lesko una victoria categórica.

Hace apenas un año, la idea de que un candidato Demócrata pueda ser competitivo en Arizona era vista como extravagante, pero el constante caos en la Casa Blanca terminó por abollar la imagen del partido Republicano y parece haber equilibrado la disputa.

En marzo, el Demócrata Conor Lamb logró una increíble victoria sobre un adversario Republicano en Pennsylvania, a pesar del enorme esfuerzo desplegado personalmente por Trump para incidir en los sondeos, aunque sin éxito.