Venden carta antisemita de Wagner por 42.000 dólares en una subasta en Israel

Anuncios

Jerusalén (AFP)

Una carta escrita por Richard Wagner a un intelectual francés donde advierte sobre "la influencia" judía en la cultura fue vendida este martes en casi 42.000 dólares en Israel.

La carta fue vendida a un judío suizo, según los organizadores de la venta, quienes no precisaron su identidad.

Wagner (1813-1883), cuya obra nacionalista del siglo XIX está revestida de antisemitismo, misoginia e ideas protonazis de pureza racial, fue el compositor favorito de Adolf Hitler.

A pesar de que ninguna ley en Israel prohíbe tocar sus obras en el país, orquestas y salas evitan hacerlo por las protestas y altercados que acompañaron a los intentos en el pasado.

La carta manuscrita, fechada el 25 de abril de 1869 y dirigida al filósofo francés Edouard Schure, reaviva el debate en Israel sobre el polémico compositor.

Wagner escribió en la carta que la asimilación judía en la sociedad francesa impide la observación de "la corrosiva influencia del espíritu judío en la cultura moderna", añadiendo que los franceses saben "muy poco" sobre los judíos.

En 1850 Wagner publicó bajo un seudónimo su infame panfleto antisemita 'Judaísmo en la música', en el que arremetía contra los judíos. Fue reeditado en 1869 bajo su nombre completo.

Meron Eren, cofundador y dueño de la casa de subastas Kedem, que vendió la carta el martes, dijo que era la primera vez que lidiaba con un artículo de Wagner.

"Wagner se removería en su tumba" si supiera que un judío barbudo en Jerusalén se beneficiaría con su carta, dijo Eren.

Pero hay algunos en Israel que están intentando romper el tabú sobre Wagner y promocionar su música, como Jonathan Livny, abogado y animador de la Sociedad Israel Wagner.

Dice que aunque los israelíes aceptan productos alemanes, como los automóviles Volkswagen y Mercedes, y los trenes y submarinos israelíes son fabricados en Alemania, continúan boicoteando a Wagner.

"Es fácil boicotear a Wagner porque la mayoría de la gente no escucha su música", dice Livny.

Wagner se ha convertido en un "símbolo del Holocausto", añade.