Ogier, por su primer triunfo en el Rally de Argentina

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

Cuarenta y tres victorias en el Campeonato Mundial de Rally (WRC), pero ninguna en Argentina: el francés Sebastien Ogier (M-Sport Ford) desea extender su "muy buen" principio de temporada, marcado por tres triunfos en cuatro carreras, truncando tal anomalía, el domingo en Villa Carlos Paz.

"Esta es la única prueba que Julien (Ingrassia, copiloto) y yo aún no hemos ganado, y aunque no estoy obsesionado con la victoria esta semana, me encantaría subir en el primer cajón del podio en la Argentina", dijo el cinco veces campeón del mundo, tras cuatro podios en ocho participaciones.

Con 17 y 39 puntos de ventaja en la clasificación mundial sobre sus respectivos rivales, el belga Thierry Neuville (Hyundai) -ganador este año en Suecia- y el estonio Ott Tanak (Toyota), Ogier se enfrentará de nuevo a la dificultad de inaugurar la ruta en la primera jornada.

"La competencia es alta, pero si podemos limitar la pérdida de tiempo el viernes, que será crucial, estoy seguro de que tendremos una oportunidad", dijo el francés, reforzado tras su victoria en México a principios de marzo, la primera prueba sobre tierra de la temporada, aunque en carreteras menos arenosas y accidentadas.

Para esta primera manga de una serie de cuatro consecutivas sobre tierra, Ogier también puede confiar en un auto más rápido que el de su primera temporada con M-Sport el año pasado, cuando ganó solo dos veces (Monte Carlo y Portugal).

Le flanquea su compañero de equipo británico Elfyn Evans, quien acabó a 7/10 de la victoria el año pasado, y se reencontrará con su copiloto Daniel Barritt, quien sufrió una conmoción cerebral en México y no pudo competir en Córcega a principios de mes.

"Esta derrota fue muy difícil de aceptar pero nos ha hecho más fuertes", aseguró el galés, quien desde entonces se anotó su primera victoria en el WRC en el Rally de Gran Bretaña a finales de octubre.

- Ronda traicionera -

Ganador por un pelo en el otoño 2017, Neuville debe imperativamente a recuperar su velocidad después de un Tour de Córcega en que no se llevó ninguna especial por primera vez en 28 rallies.

Tras las dos primeras fuerzas de este inicio de temporada -Hyundai y M-Sport Ford-, Toyota (con Tanak y los finlandeses Jari-Matti Latvala y Esapekka Lappi) y Citroën (con el británico Kris Meeke y el irlandés Craig Breen, de vuelta tras dejar su volante a Sebastien Loeb en México y Córcega) siguen a la caza de su primer triunfo en 2018.

La quinta ronda de 13 esta temporada es también una de las más traicioneras y comienza el jueves por la noche con un tramo inicial de 1,90 kilómetros, primera etapa de un programa de 18 especiales y 360.61 kilómetros cronometrados en la provincia de Córdoba.

El viernes, rumbo al sur para dos vueltas de tres especiales muy rápidas sobre un terreno arenoso, adobadas por una súper-especial de 6.04 kilómetros.

Dos carreras en un nuevo bucle de tres especiales, esta vez en el oeste, están programadas para el sábado, nuevamente puntuadas por la misma súper-especial.

El domingo, los pilotos ganarán altitud en las quebradas pistas del Valle de Traslasierra, escenario del Power Stage, que se disputará en contrasentido a la edición anterior.