Violencia

Pakistán: ataque a un vehículo de la Policía deja al menos seis muertos

Un camión que transportaba a funcionarios policiales resultó afectado por la explosión de una bomba el 24 de abril de 2018.
Un camión que transportaba a funcionarios policiales resultó afectado por la explosión de una bomba el 24 de abril de 2018. Naseer Ahmed / Reuters

Las autoridades paquistaníes anunciaron que investigan las causas de un ataque registrado la tarde del 24 de abril con un artefacto explosivo en un vehículo de la Policía.

Anuncios

Seis efectivos de la policía fallecieron y otros 15 resultaron heridos, luego de que el vehículo en el que se transportaban fuera atacado con un artefacto explosivo en la ciudad de Quetta, al oeste de Pakistán.

Moazzam Jah Ansari, el jefe de la policía de la localidad, confirmó la situación. De acuerdo con la versión oficial, la explosión ocurrió a las 13:30 horas GMT.

"Es un ataque suicida, y tenemos la confirmación de que seis de nuestros oficiales de policía están muertos", dijo Ansari a la agencia de noticias Reuters tras confirmar sobre los ataques ocurridos.

Según la fuente policial, el artefacto explosivo fue accionado justo cuando pasaba el transporte de la policía en la carretera que conduce hacia el aeropuerto de Quetta.

Los oficiales que resultaron heridos fueron trasladados a un hospital de la zona, informaron las autoridades sin entregar datos sobre el estado de salud de los pacientes.

Otro ataque fue controlado por las autoridades

Este ataque al transporte policial no fue el único que se registró en Pakistán durante el 24 de abril. Treinta minutos antes de que fuera activado el artefacto, dos presuntos atacantes suicidas intentaron colocar una bomba en un puesto de control de tropas en la frontera.

Un comunicado del Ejército de Pakistán informó que los presuntos atacantes fueron abatidos antes de poder activar sus bombas. Por el momento, ningún grupo se ha atribuido la autoría de los atentados.

La zona de Quetta es un epicentro frecuente de situaciones violentas. Militantes islamistas vinculados a los talibanes, Al Qaeda y al grupo Estado Islámico han estado operando en la provincia que limita con Irán y Afganistán, a lo que se suma la insurgencia de la etnia baloch indígena que lucha contra el Gobierno central.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24