Saltar al contenido principal

La expectativa mundial que antecede la Cumbre entre las Coreas

Un afiche alusivo a la cumbre del 27 de abril en un edificio de Seúl, capital de Corea del Sur, el 25 de abril de 2018
Un afiche alusivo a la cumbre del 27 de abril en un edificio de Seúl, capital de Corea del Sur, el 25 de abril de 2018 Jorge Silva / Reuters

Luego de 11 años de distanciamiento y amenazas, los líderes de las Coreas se disponen a sostener un encuentro que consolide la paz en la región. Entre el fin de la guerra y la actualidad, se han producido siete intentos similares.

Anuncios

Desde que se firmó el armisticio en el año 1953, el cual le puso fin a tres años de intensa guerra entre Corea del Norte y Corea del Sur, la península se mantiene en una profunda tensión. Amenazas y ataques aislados por parte de cada una de las naciones habían generado inestabilidad en toda la región.

Sin embargo, el panorama negativo ha cambiado de rumbo desde el mes de diciembre de 2017. Corea del Norte, a través de su líder, Kim Jong- un, ha tendido puentes para promover un proceso de distención, no solo con su vecino del sur, sino también con Estados Unidos.

La cumbre, que se llevará a cabo el 27 de abril, tiene divididos a los habitantes de las dos naciones. Unos tienen una expectativa positiva en torno a la misma, y ante la posibilidad de que, además de lograr la pacificación y la disminución de la tensión en la zona, las cosas en Corea del Norte cambien en pro del desarrollo de sus ciudadanos.

Por otro lado, están quienes se mantienen escépticos frente al desarrollo de la cumbre. Los constantes cambios que ha dado el proceso de paz y el acercamiento en la región, han impedido que los coreanos de ambos países puedan tener confianza en el evento histórico que se espera se produzca el viernes.

"Corea del Norte tiene dos caras. Por un lado, dice lo que otros países quieren oír y, por otro, hace lo que más le interesa", apuntó Park Ji-yong, un representante surcoreano consultado por la agencia EFE.

Los intentos que se dieron para alcanzar la paz entre 1953 y 2017

Ambas naciones han intentado algunos acercamientos por más de 60 años, pero ninguno ha tenido éxito. El primero de ellos se produjo en 1972, cuando firmaron el acuerdo de no amenazas en la región, luego de varios conflictos y ataques en la década de 1960.

El pacto de 1972 quedó en el olvido durante la década de 1980, cuando se produjeron varios incidentes entre las dos naciones, donde destacan intentos de asesinato del presidente surcoreano en dos oportunidades, ataques a civiles (la instalación de una bomba en una avión surcoreano que causó 115 muertes en 1987) y múltiples ataques navales.

Sin embargo, en 1991 se firmaría el Acuerdo de reconciliación, no agresión, cooperación e intercambio, el cual serviría para que -un año después- se produjera la declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península.

En el año 2000, en la capital de Corea del Norte, Pyongyang, se desarrolló una cumbre que suponía el fin de las hostilidades en más de medio siglo. En esa ocasión, el líder norcoreano Kim Jong-il recibió a Kim Dae-jung, presidente surcoreano. El evento, más allá de significativos discursos, no permitió el avance de las conversaciones por disminuir la tensión en la zona.

Lo propio ocurriría siete años después, en el año 2007, Roh Moo-hyun como presidente de Corea del Sur fue recibido durante tres días por Kim Jong-il. De esa reunión quedó el compromiso de las dos Coreas de buscar un tratado de paz definitivo y como un gesto de buena voluntad, Pyongyang desmanteló las centrales nucleares.

Los lentos avances quedaron en el olvido a partir del 2008. Para entonces, en Corea del Sur llegaba al poder Lee Myung-bak y ostentaba una dura línea en contra de Corea del Norte. Un año más tarde, dicha posición llevó a que Norcorea rompiera todos los acuerdos.

No obstante, la muerte del expresidente Kim Dae-jung, uno de los ganadores del premio Nobel por su labor en la Cumbre del 2000, propició un acercamiento cuando una delegación norcoreana acudió a su sepelio. "Lamentamos su muerte, pero su trabajo para alcanzar la reconciliación nacional y la reunificación permanecerán", dijo el líder norcoreano Kim Jong-il, durante su funeral.

Desde el fin del armisticio en 1953, muchos han sido los intentos entre las dos Coreas para alcanzar la paz.
Desde el fin del armisticio en 1953, muchos han sido los intentos entre las dos Coreas para alcanzar la paz. France 24

La llegada de Kim Jong-un y la radicalización de la tensión

En el 2006, Corea del Norte inició su carrera armamentista nuclear. A pesar de haber firmado un pacto en el año 1992, la nación norcoreana desarrolló un programa de enriquecimiento de uranio que le permitió probar sus primeros misiles en 2006.

Sin embargo, con la llegada al poder de Kim Jong-un, hijo y sucesor de Kim Jong-il, el programa tomó un mayor redimensionamiento. Las pruebas nucleares fueron más constantes al tiempo que empezaron las amenazas hacia Estados Unidos.

Suiza endurece sus sanciones a pesar de la Cumbre

A pesar de la cumbre que se desarrollará el 25 de abril, países como Estados Unidos o Suiza, han mantenido las sanciones hacia el Gobierno de Kim Jong-un. De hecho, Suiza, decidió endurecer las sanciones a raíz de la última resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Las medidas afectarán el comercio de mercancías desde y hacia Corea del Norte, la navegación marítima y fluvial, así como también el desarrollo de actividades lucrativas para los norcoreanos.

Por otro lado, la sanción también reduce a 500.000 los barriles de petróleo refinado a los que puede acceder Corea del Norte anualmente, mientras que fija en cuatro millones los barriles brutos por año.

En vísperas de la Cumbre, se pronunció el Papa Francisco y pidió a los líderes de las dos Coreas tener "el valor para ser artesanos de paz". Dicho anuncio lo hizo durante una audiencia general ofrecida desde la Plaza San Pedro.

"Al pueblo coreano, que desea ardientemente la paz, le aseguro mi oración personal y la cercanía de toda la Iglesia. La Santa Sede acompaña, sostiene y anima a cualquier iniciativa útil para construir un futuro mejor", agregó el Santo Padre desde Roma.

Con EFE

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.