Denuncian represión y "violación masiva" de DDHH en protestas en Nicaragua

Anuncios

Managua (AFP)

El gobierno de Nicaragua "ha cometido una violación masiva de derechos humanos" incluyendo la muerte y la tortura a jóvenes para desalentar una ola de protestas que dejó al menos 34 muertos y decenas de heridos, denunció este miércoles una activista.

"Es una grave violación masiva de derechos humanos que se está dando en Nicaragua", dijo en entrevista con AFP la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Vilma Núñez, al denunciar la muerte de manifestantes, torturas a los detenidos, agresiones a periodistas, el cierre de medios de comunicación y daños a la propiedad.

El 18 de abril, cientos de estudiantes se lanzaron a las calles de Managua en protesta contra una reforma al sistema de pensiones impulsada por el presidente Daniel Ortega. Luego se sumaron jubilados y otros pobladores, y las movilizaciones se extendieron durante seis días en todo el país, derivando en saqueos y enfrentamientos con la policía.

Núñez acusa directamente a la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo de hacer "un lanzamiento oficial de la represión" cuando convocó, a través de los medios oficiales, a la Juventud Sandinista (JS) a "que salgan a marchar, que salgan a detener cualquier intento" de protesta.

"A la acción de la JS y trabajadores del estado se une la fuerza represiva, que son grupos de choque que el gobierno tiene organizados", explicó la defensora.

- "La línea era el exterminio" -

La presidenta del CENIDH, que ha llevado el conteo de las cifras de muertos durante la ola de protestas, denunció que la fuerza pública reprimió las manifestaciones con gases lacrimógenos, balas de goma e incluso armas de fuego.

"No se trataba de buscar cómo disuadir o impedir" las protestas. "La línea era el exterminio. Todas las señales (de disparos) eran en la cabeza", apuntó.

El periodista Ángel Gahona, quien falleció en la ciudad de Bluefields mientras cubría las protestas, fue víctima de "un francotirador del lado de donde estaba la policía", dijo la responsable, citando versiones de indígenas rama y kriol y de universitarios que estuvieron en la zona.

La vicepresidenta Murillo consideró "una tragedia" la situación en Nicaragua, mientras responsables judiciales por ahora no se han pronunciado sobre las muertes de Gahona o de los manifestantes.

Pero la represión de la policía contra los manifestantes, así como la censura de canales de televisión generó una condena internacional de varios países en la región y organizaciones como la ONU y la CIDH.

- Centro de detención -

Núñez relató que los jóvenes apresados -ahora ya en libertad- fueron llevados primero al Estadio Nacional de Béisbol, improvisado como un centro de detención, y luego fueron trasladados a la cárcel de máxima seguridad conocida como El Chipote, en el centro de Managua.

En ese lugar, "los pusieron en fila y oficiales de la policía comenzaron a torturarlos, a golpearlos, y al que se caía le seguían golpeando", dijo Núñez, citando a los jóvenes, liberados por presión de la iglesia y empresarios, que exigieron su salida como condición para un diálogo con el gobierno.

La liberación de los detenidos se produjo en condiciones "anómalas" porque fueron sacados de la cárcel La Modelo en Tipitapa, 20 km al norte de Managua, y sobre la carretera sin camisas, descalzos y con la cabeza rapada, lo que Núñez considera una violación a la dignidad y derecho de los jóvenes.

"Demandamos y exigimos que se investiguen" todas las denuncias de violación a derechos, dijo Núñez, quien abogó además por la creación de "una comisión de la verdad" sobre los hechos de la última semana en Nicaragua.