EEUU prolongará exenciones al acero y aluminio si UE hace concesiones

Anuncios

Washington (AFP)

Estados Unidos mantendrá la exoneración de aranceles al ingreso de acero y aluminio a los países aliados, incluyendo la Unión Europea (UE), si éstos hacen concesiones comerciales, dijo el jueves una asesor de la Casa Blanca.

"Es muy importante que algunos de nuestros amigos hagan algunas concesiones con respecto a las prácticas comerciales, aranceles e impuestos", dijo el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, a CNBC, citando por ejemplo un "tratamiento igualitario para los automóviles" en la UE.

Las declaraciones se conocieron cuatro días antes de que expiren las exenciones concedidas a la UE, Canadá, México y Brasil entre otros. Luego esos grandes exportadores quedan expuestos a pagar aranceles de 25% al acero y de 10% al aluminio.

El presidente Donald Trump impuso el mes pasado esas tarifas por considerar que las importaciones baratas de aluminio y acero perjudican la defensa nacional y la producción estadounidense. Los principales proveedores de Estados Unidos fueron temporalmente exceptuados.

Las medidas apuntaban inicialmente hacia la sobreproducción de China; punto central de la combativa política comercial de Trump.

Kudlow dijo empero que el sector del automóvil, más que el de defensa nacional, es el área en la que se podrían hacer más concesiones.

"Uno de los asuntos en los que más machacamos es en el tratamiento igualitario para los autos. Nos gustaría ver algunas concesiones de Europa", dijo Kudlow quien añadió que los detalles están siendo analizados.

Si expiran las exenciones tarifarias podrían desatarse los vientos de guerra comercial que causaron una gran volatilidad el mes pasado en los mercados mundiales.

La Unión Europea amenazó con imponer sus propias medidas punitivas a los bienes estadounidenses a menos que se la exceptúe de aranceles al acero y aluminio.

En una visita a Washington, el presidente de Francia Emmmanuel Macron abogó por la cooperación comercial entre países aliados.

"Uno no inicia una guerra comercial con sus aliados", dijo el miércoles ante el Congreso de Estados Unidos.

Trump autorizó imponer aranceles a productos chinos por hasta unos 50.000 millones de dólares en represalia por la supuesta transgresión a derechos de propiedad intelectual estadounidenses.