Saltar al contenido principal

Empresas de Italia y España se disputan la brasileña Eletropaulo

3 min
Anuncios

Milán (AFP)

El gigante energético italiano Enel y la española Iberdrola libran una verdadera batalla por el control de la brasileña Eletropaulo, la mayor distribuidora eléctrica de Brasil.

Enel aumentó este jueves dos veces su oferta de adquisición, pasando primero de 28 reales a 32 reales por acción y posteriormente de 32 a 32,2 reales, lo que representa una inversión de alrededor de 5,4 millones de reales, cerca de 1.300 millones de euros.

El grupo italiano también ofreció al menos 1.500 millones (355 millones de euros) de aumento de capital al término de la operación, una suma que Enel añadió como dote el pasado 20 de abril, con ocasión del primer aumento de su oferta.

La oferta pública de adquisición está a cargo de Enel Sudeste, filial de Enel Brasil, y pretende comprar todo el sistema de distribución de electricidad de San Paulo, privatizado en 1998 y la mayor ciudad del país.

Apenas divulgada la propuesta de Enel, Iberdrola aumentó también este jueves su oferta de un punto, es decir a 32,1 reales por acción, según un comunicado divulgado en Brasil.

El pulso entre Enel e Iberdrola por el control de Eletropaulo comenzó el 17 de abril, cuando el grupo español anunció el lanzamiento de una oferta pública de adquisición por 25,51 reales brasileños (6,1 euros), con un aumento de capital de 414 millones de euros adicionales.

Iberdrola mejoró el pasado lunes su oferta, elevándola a unos 1.160 millones de euros, según el cálculo de la AFP.

La compañía española, que lleva a cabo esa operación a través de su filial brasileña Neoenergia, ofrecía inicialmente 29,40 reales, alrededor de 7 euros por acción.

La filial Neonergia, se fusionó en 2017 con el grupo brasileño Elektro y se convirtió en la mayor distribuidora por número de clientes de Latinoamérica y aspira ahora a transformarse en la mayor de Brasil.

"Eletropaulo cuenta con más de 18 millones de clientes e opera en la región más prospera de Brasil", explicó Felipe Lopez, analista de Selfbank.

En el marco de la guerra abierta, Iberdrola denunció en Bruselas ante la Comisión Europea a la italiana Enel por violar los principios de la libre competencia y aprovecharse de una posición monopolística por su vinculación con el Estado italiano, accionista mayoritario.

"Enel no opera con criterios de mercado y adopta decisiones de negocio que no obedecen a ninguna lógica económica", sostiene la firma española.

"Se aprovecha de su estatuto y no respeta las reglas", resumió.

Para la rival española la condición de Enel, con capital público, le concede una situación de "privilegio regulatorio en Italia", un "acceso más barato a los mercados de capital" y opera "casi como un monopolio", según la carta firmada por la directora de Asuntos Europeos de Iberdrola, Eva Chamizo, divulgada por la prensa.

La empresa italiana rechazó inmediatamente las acusaciones "sin fundamento" que confunden la política energética en Italia y España de la empresa con la pugna por el mercado brasileño.

"La falta de fundamento de todas esas acusaciones es bastante sorprendente" y tiene como "objetivo evitar una leal competencia por Eletropaulo", sostiene Enel en un comunicado.

"Enel Americas participa en la competencia a través de su filial Enel Brasil Investimentos Sudeste, y quiere un proceso abierto y transparente de licitación", concluye el gigante italiano.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.