Un plan para salvar los maltrechos suburbios franceses

Anuncios

París (AFP)

El hombre al que el presidente francés, Emmanuel Macron, encargó elaborar un plan de batalla para las zonas más desfavorecidas del país llamó el jueves a un "cambio radical" del enfoque adoptado en los maltrechos suburbios de Francia, poblados en gran parte por inmigrantes.

En un informe de 60 páginas entregado este jueves, el exministro socialista Jean-Louis Borloo detalla 19 programas para luchar contra el "repliegue comunitario" en dichas zonas, incluyendo un plan de "renovación urbana inmediata" o la creación de una "academia de líderes", inspirada en la prestigiosa Escuela Nacional de Administración (ENA) francesa, en donde estudió Macron.

Estos programas "generarían una espiral positiva y una dinámica extremadamente poderosa", aseguró Borloo, quien propuso la creación de un fondo de 5.000 millones de euros para financiar estos proyectos.

Durante la campaña presidencial, Macron prometió combatir lo que denominó el "arresto domiciliario" de muchos jóvenes a los que les resulta difícil escapar de la pobreza, el desempleo y el crimen que asolan muchas áreas suburbanas de las ciudades francesas.

Prometió invertir más en servicios básicos, promover los emprendimientos y combatir las prácticas discriminatorias, sancionando por ejemplo a las empresas que rechazan a candidatos simplemente porque tienen nombres árabes o africanos, o vienen de los suburbios.

Una vez electo, le pidió a Jean-Louis Borloo que diseñara un proyecto para estos barrios desfavorecidos.

La esperanza puesta en este plan es grande, sobre todo entre los políticos locales que estiman que el gobierno no ha tomado la medida de la situación que se vive en estas zonas donde los niveles de desempleo son casi tres veces más altos que el promedio nacional.

"Nos sentimos abandonados", dijo a la AFP Michel Fourcade, el alcalde socialista del suburbio parisino de Pierrefitte el mes pasado.

"El Estado prefiere ayudar a los más ricos y no a los más pobres", estimó, dijo, refiriéndose a la decisión del gobierno de recortar una ayuda social al alojamiento mientras recortó impuestos para los más ricos.

El plan Borloo alimentará el llamado "plan de movilización" para los barrios prioritarios que Emmanuel Macron anunciará en mayo".

Cerca de 6 millones de personas, alrededor de una décima parte de la población de Francia, viven en 1.500 barrios categorizados como "distritos prioritarios de política urbana".