Fallecimiento de Arzú Irigoyen

Falleció el expresidente de Guatemala, Álvaro Arzú Irigoyen, firmante de los acuerdos de paz de 1996

El expresidente y alcalde de Guatemala, Álvaro Arzú, ofrece un discurso en su última aparición pública durante la presentación del Plan de Administración de Vulnerabilidad y Emergencias de la Municipalidad de Guatemala, en el Teatro Nacional de Guatemala, en la Ciudad de Guatemala, el 24 de abril de 2018.
El expresidente y alcalde de Guatemala, Álvaro Arzú, ofrece un discurso en su última aparición pública durante la presentación del Plan de Administración de Vulnerabilidad y Emergencias de la Municipalidad de Guatemala, en el Teatro Nacional de Guatemala, en la Ciudad de Guatemala, el 24 de abril de 2018. Esteban Biba, EFE

El exmandatario y actual alcalde a la capital del país centroamericano murió a los 72 años tras sufrir un paro cardíaco. Bajo su mandato, el gobierno guatemalteco y la guerrilla sellaron el pacto que puso fin a 36 años de conflicto armado interno.

Anuncios

El portavoz de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala, Carlos Sandoval, confirmó la causa del deceso de Álvaro Arzú Irigoyen, quien fuera presidente de Guatemala entre 1996 y 2000 y que actualmente se desempeñaba como alcalde de la capital del país centroamericano.

A las afueras del centro hospitalario “Nuestra Señora del Pilar”, Sandoval explicó que el velatorio de Arzú Irigoyen se llevará a cabo durante la noche del 27 de abril en su vivienda y será enterrado el domingo 29 de abril en una ceremonia íntima después de recibir las honras fúnebres.

Previamente, ese día, desde la mañana, el cuerpo del exmandatario será trasladado al Palacio Nacional de Cultura, una de las dependencias gubernamentales del casco histórico de la capital guatemalteca, para recibir los homenajes correspondientes.

Según el vocero, “permanecerá al lado de sus seres queridos, su familia, amigos y compañeros durante todo el día”, para luego ser llevado a la Municipalidad, donde su equipo le rendirá “los honores correspondientes” y posteriormente será enterrado “únicamente con su familia”.

Arzú Irigoyen falleció como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio que sufrió mientras jugaba al golf acompañado por uno de sus hijos, Álvaro Arzú Escobar, diputado por el Partido Unionista y actual presidente del Congreso guatemalteco.

De la firma de los acuerdos de paz a las acusaciones de corrupción

Arzú Irigoyen ejerció la presidencia de Guatemala entre 1996 y 2000 y fue el encargado de sellar los acuerdos de paz con la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que pusieron fin a 36 años de conflicto armado interno en el país.

El 29 de diciembre de 1996, el entonces mandatario y los líderes de la URNG sellaron el denominado Acuerdo de paz firme y duradera, que fue el paso final de las gestiones precedidas por otros once convenios suscritos entre 1991 y 1996.

Con ese acto, llegó a su fin el conflicto armado guatemalteco, que dejó alrededor de 250 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos, así como más de un millón de desplazados internos.

Aliado del actual presidente Jimmy Morales y afincado en la alcaldía de la Ciudad de Guatemala desde 2004, Arzú Irigoyen debió afrontar en 2017 acusaciones por presunta financiación electoral ilícita y malversación en las elecciones de 2015, en las que se impuso para alcanzar su cuarto mandato consecutivo como gobernante de la capital del país y el quinto en su historial.

Concretamente, la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) solicitaron que se retiraran los fueros al expresidente para que pueda ser juzgado. La acusación señalaba que Arzú Irigoyen contrató a una cooperativa liderada por Byron Lima, quien fuera el preso más poderoso del país, para elaborar uniformes de la municipalidad y propaganda electoral pagada con fondos públicos.

También pesaba sobre él la sospecha de haber creado plazas fantasmas en favor de la expareja de Lima, quien fue asesinado en julio de 2016 junto a otras doce personas en prisión, donde cumplía una condena de 20 años de prisión por ser cómplice del crimen del obispo Juan José Gerardi en 1998.

Sin embargo, una Sala de Apelaciones decidió no retirar los fueros a Arzú Irigoyen al considerar que no había indicios para tales acusaciones.

La última aparición pública del exmandatario fue esta semana, cuando presentó el Plan de Administración de Vulnerabilidad y Emergencias de la Municipalidad de Guatemala junto al presidente Jimmy Morales.

El presidente Jimmy Morales despidió a un “amigo” y “gran hombre”

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, lamentó el fallecimiento de Álvaro Arzú Irigoyen, a quien catalogó de “amigo” y “gran hombre”.

“Guatemala ha perdido un gran hombre que dedicó su vida a servir. Estadista, líder y un verdadero amigo. Descanse en paz Álvaro Arzú. Mis condolencias a su familia”, escribió el mandatario.

Arzú Irigoyen expresó su respaldo a Morales en diversas ocasiones, incluso en los momentos más difíciles de los dos años que lleva en la presidencia del país.

En un comunicado posterior, el presidente Morales y su gabinete definieron a Arzú como un hombre “que ofreció su vida para la consolidación de un país democrático, justo y pacífico y que se esforzó por hacer de Guatemala un país libre y republicano”.

“Reconocemos su legado como presidente de la República, su impulso en la suscripción de la Firma de la Paz, y su gestión humana y visionaria al frente de la Municipalidad de Guatemala, así como su labor como canciller”, añadieron en el escrito.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24