Froome correrá el Giro como líder del Sky pese a su control anormal

Anuncios

Londres (AFP)

Impasible: a pesar de su control antidopaje "anormal" y de la amenaza de una sanción de la UCI, Chris Froome será el líder del equipo británico Sky en el Giro (4-27 mayo), donde intentará conquistar una tercera 'grande' consecutiva.

"El Giro es una prueba especial, cargada de historia, y me dispongo a disputarlo por segunda vez en cerca de una década", declaró Froome, cuya anterior presencia en el Giro data de 2010.

"Por supuesto, aspirar al Giro antes que al Tour comporta un riesgo, pero creo que si hubiera decidido no acudir lo habría lamentado toda mi vida", declaró Froome.

"El objetivo de conquistar una tercera vuelta grande consecutiva me procura una nueva motivación", explicó Froome en un comunicado del Sky.

"He vivido un inicio de temporada diferente. Intenté alcanzar mi pico de forma un poco antes de lo habitual", comentó.

Froome, que estará presente en el Giro por primera vez desde 2010, presentó una concentración 'anormal' de salbutamol durante un control antidopaje en la última Vuelta a España, y, ocho meses después, aún está a la espera de la decisión del tribunal antidopaje de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Por el momento, el británico nacido en Kenia de 32 años cuenta en su palmarés con la Vuelta a España de 2017, y con cuatro Tours de Francia (2013, 2015, 2016, 2017).

Pero desde la revelación de un control antidopaje "anormal" en la Vuelta a España el pasado 7 de septiembre, a tres días de la llegada a Madrid, sobre la cabeza de Froome pesa la amenaza de una sanción por parte de la UCI.

El presidente de la UCI, el francés David Lappartient, estimó a mediados de abril que no habría decisión del tribunal antidopaje de la UCI antes del inicio del Giro de Italia, aunque confió que sí la hubiera antes del Tour de Francia (7-29 julio).

- Unirse a Merckx e Hinault -

Froome realizó su vuelta al pelotón a comienzos de febrero en la Ruta del Sol, en España, mientras que numerosas voces, incluidas la del propio Lappartient, instaban al corredor a dar un paso atrás y retirarse de la competición a la espera de una decisión de la UCI.

En el comunicado del Sky, Froome alude a "desafíos más allá" del aspecto puramente deportivo al encadenar Giro y Tour. "Como ya dije anteriormente, hago todo lo que puedo, conjuntamente con el equipo, para resolverlo lo antes posible", afirmó sobre su control "anormal".

Froome disputó la semana pasada el Tour de los Alpes, en el que fue cuarto, y en marzo pisó Italia para correr la Tirreno-Adriático, donde fue 34º, a cerca de un cuarto de hora del ganador, el polaco Michal Kwiatkowski, su compañero en el Sky.

"Siempre aprecié correr en Italia, estuvo bien participar en el Tour de los Alpes y en la Tirreno-Adriático. El Giro sigue siendo algo especial, con una gran historia", destacó Froome.

Si logra la única carrera grande por etapas que falta en su palmarés, se unirá al belga Eddy Merckx, y al francés Bernard Hinault, los únicos en ostentar al mismo tiempo las coronas del Giro, Tour y Vuelta.

Los otros corredores convocados por el Sky para el Giro son el español David de la Cruz, el francés Kenny Elissonde, el bielorruso Vasil Kiryienka, el alemán Christian Knees, el holandés Wout Poels y el italiano Salvatore Puccio.