Arzú, un polémico expresidente y eterno alcalde de la capital de Guatemala

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

El expresidente y eterno alcalde de Ciudad de Guatemala, Álvaro Arzú, fue un político que gobernó con prepotencia y en medio de muchas críticas, a pesar de que firmó la paz que silenció las armas de la guerra interna en 1996.

De mediana estatura, bigote recortado y pelo cano, Arzú falleció este viernes a los 72 años a causa de un infarto, que le sobrevino cuando estaba jugando golf.

Fue un destacado y muy polémico político que resultó electo alcalde de Ciudad de Guatemala cinco veces, cuatro de ellas consecutivas, incluyendo el período actual.

Sus aliados lo consideraban un líder nato, cuyo legado es haber firmado como presidente (1996-2000) los tratados de paz que pusieron fin a 36 años de guerra civil.

Entre ellos está el actual presidente Jimmy Morales, quien como Arzú enfrenta acusaciones por presunto financiamiento electoral ilícito y que este viernes aseguró que "Guatemala ha perdido a un gran hombre" y él a un "verdadero amigo".

El presidente de la cúpula empresarial, Marco Augusto García, reconoció también en Arzú a "un gran líder político". Del que aseguró: "Fue una persona con quien se podía dialogar, a pesar de su carácter fuerte".

Sus detractores, no obstante, le recriminan la prepotencia con que aseguran gobernó y su rechazo constante a la prensa, de la que solía decir: "Si no se le paga, se le pega".

También fue criticado por la privatización de la empresa eléctrica, de correos y de las telecomunicaciones cuando fue gobernante.

- "Puedo hacer la guerra" -

Estaba casado con la salvadoreña Patricia Escobar con quien tuvo un hijo, Álvaro Arzú Escobar, actual presidente del Congreso. Tenía otros dos hijos de un primer matrimonio.

Su carrera política comenzó a finales de la década de 1970 como director del Instituto Guatemalteco de Turismo, plataforma para ganar por primera vez la alcaldía capitalina en 1981.

Esa vez, sin embargo, no asumió el puesto por un golpe de Estado impulsado por el general Efraín Ríos Montt, quien gobernó el país con mano de hierro y murió el pasado 1 de marzo.

También fue canciller durante el gobierno del expresidente Jorge Serrano Elías (1990-93), exiliado en Panamá.

En enero de 1996 asumió como presidente del país y a los pocos días ya se vio rodeado de polémica, pues su comitiva de seguridad mató a un lechero que circulaba en su vehículo y se topó con Arzú que iba a caballo.

Los guardias argumentaron que el lechero quiso embestir al presidente, por lo que le dispararon.

Como alcalde tampoco estuvo lejos de los problemas, pues la fiscalía guatemalteca lo tenía en la mira y le acusaba de corrupción y financiamiento electoral ilícito en 2015. Aunque en marzo pasado, una corte de apelaciones rechazó quitarle los fueros para que fuera juzgado.

Una de sus últimas polémicas fue al defender hace unos meses al presidente Morales de la fiscalía, que señala igualmente al mandatario de financiamiento ilícito. También "puedo hacer la guerra", dijo, después de recordar que firmó la paz con la guerrilla.