Estudiantes condicionan diálogo en Nicaragua a creación de comisión investigadora

Anuncios

Managua (AFP)

Estudiantes universitarios exigieron este sábado la creación de una comisión independiente para investigar la represión de las protestas antigubernamentales en Nicaragua, que dejaron al menos 43 muertos según un último balance no oficial, como condición para iniciar un diálogo que desemboque en la democratización del país.

"Esta comisión deberá investigar, condenar y sancionar a todos los responsables intelectuales y materiales de los crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la represión", señalaron los estudiantes en una declaración pública.

Los estudiantes demandan además que esa comisión sea "independiente y creíble" y que cuente "con respaldo internacional" para llevar adelante su labor.

El viernes, la organización Human Rights Watch (HRW) instó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a convocar de urgencia a su consejo permanente para presionar el gobierno nicaragüense a que permita que las investigaciones las realice la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

A siete días de anunciado el diálogo por el presidente Daniel Ortega no se ha definido una agenda de temas a tratar, ni la fecha ni quienes serán los participantes de ese encuentro, mientras el país continúa conmocionado por el aumento diario en el balance de muertos que hubo en las protestas.

El Centro Nicaragüense de derechos Humanos (CENIHD) tenía documentados 43 muertos hasta este sábado, mientras que el gobierno solo ha informado de 10 muertos en los enfrentamientos entre policías y manifestantes.

Una reforma al sistema de pensiones que aumentaba las cuotas obreras y patronales fue el detonante de una ola de protestas iniciadas el 18 de abril por estudiantes universitarios y que se extendió luego a otros sectores sociales.

El gobierno revocó la medida el domingo 22 y llamó a un diálogo para discutir un nuevo proyecto. Invitó a esas negociaciones a la iglesia católica y a sectores privados, que solicitaron se incluyera al sector estudiantil en las pláticas.

El gobierno indicó a través de la vicepresidenta Rosario Murillo que la normalidad ha regresado al país con el funcionamiento de escuelas, comercio y mercados abiertos, en tanto han cesado las manifestaciones violentas.

Ante el reclamo de justicia por las víctimas de la represión, entidades del Estado como el ministerio Público, el parlamento y la estatal comisión de derechos humanos anunciaron el inicio de investigaciones.

Pero ese anuncio de parte de entidades ligadas al gobierno provocó reacciones de rechazo en otros sectores.

"La asamblea nacional (parlamento) no está conformando una comisón de la verdad, está conformando una comisión de la mentira", advirtió el dirigente estudiantil Víctor Cuadra.

"No aceptamos que los asesinos se investiguen a sí mismos", indicaron los estudiantes.

Cuadra manifestó que los estudiantes "no aceptamos un diálogo cerrado y a espaldas de la ciudadanía".

- Ortega y Murillo deben irse -

"Ya no se puede pensar en una salida con Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder. Como van a gobernar un país con tantos muertos y heridos. Por menos que eso han caído gobiernos", dijo a la AFP el general (r) Hugo Torres, ahora en la oposición.

El exmiembro de la dirección nacional que condujo el proceso revolucionario en la década de 1989, calificó a la pareja presidencial de "cínicos, porque se llenan la boca hablando de armonía y tranquilidad mientras sus fuerzas represivas y sus matones continúan amenazando y agrediendo a líderes civiles en todo el país".

Este sábado la capital nicaragüense era centro de reunión de manifestaciones convocadas por las iglesias evangélicas y católica para orar por la paz. Los evangelistas se concentraron en la plaza La Biblia, al oeste de Managua.

"La paz es indispensable en estos momentos (?) busquemos la armonía entre los nicaragüenses", exclamaron los pastores durante la concentración, que antecede a la manifestación convocada para más tarde por la iglesia católica.