Saltar al contenido principal

Guatemaltecos rinden tributo a fallecido expresidente Álvaro Arzú

3 min
Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

Cientos de guatemaltecos salieron este sábado a las calles de la capital para despedir a su eterno alcalde y expresidente del país, Álvaro Arzú, quien firmó los acuerdos de paz con la exguerrilla en 1996.

Arzú, de 72 años, falleció el viernes a causa de un infarto cuando jugaba golf y será sepultado el domingo en un acto privado de la familia después de recibir honores en la municipalidad, indicó el vocero de la comuna, Carlos Sandoval.

Arzú fue un destacado y polémico político que fue presidente entre 1996 y 2000 y electo alcalde de la ciudad de Guatemala en cinco ocasiones, cuatro de ellas consecutivas, incluyendo el período actual.

El féretro, adornado con coronas de flores, fue colocado en la parte trasera de un vehículo militar para realizar un recorrido de varios kilómetros desde su vivienda hacia el Palacio de la Cultura, donde los ciudadanos rindieron tributo al alcalde y le dieron el último adiós, observó un periodista de la AFP.

El ataúd con los restos del alcalde fue recibido por los ciudadanos a su llegada a la antigua sede de gobierno con una salva de aplausos y gritos de "¡Viva Arzú!".

Tres helicópteros y dos aviones de la Fuerza Aérea Guatemalteca sobrevolaron el Palacio para despedir a quien fue el comandante general del Ejército cuando gobernó el país.

Cientos de militares y cadetes de la escuela politécnica se ubicaron además en el Parque Central, donde se oficio un pequeño acto religioso y se entonó el himno de Guatemala.

Al ingresar a las instalaciones del Palacio, el féretro fue colocado en un sitial de honor y la familia de Arzú fue recibida por el actual presidente Jimmy Morales.

- Un político con carácter -

Morales reconoció en un discurso el legado del fallecido expresidente por haber firmado la paz el 29 de diciembre de 1996 y por el "carácter fuerte" que demostró en defensa de Guatemala.

"Lo que todos hemos reconocido y hemos de reconocer es que el carácter del expresidente Arzú siempre fue de un sólo ánimo, nunca tuvo un doble discurso,", afirmó el mandatario en su homenaje póstumo.

Para Morales ese "carácter combativo y sincero lo mostró siempre por su patria y por su familia, luchó hasta el final y vivió y murió a su manera".

El Ejecutivo declaró tres días de luto nacional y en los edificios públicos se colocaron las banderas a media asta.

Arzú firmó en 1996, cuando ejercía la presidencia del país, los acuerdos de paz para poner fin a 36 años de una guerra civil que dejó unas 200.000 víctimas entre muertos y desaparecidos, según datos de la ONU.

Sin embargo, en 1998 y bajo su mandato fue asesinado el obispo Juan Gerardi, un reconocido defensor de los derechos humanos, cuatro días después que presentó un informe sobre violaciones cometidas en la guerra e hizo responsable de la mayoría de esos hechos a las fuerzas estatales.

Por el crimen fueron sentenciados tres militares, incluyendo dos que formaban parte del equipo de seguridad de Arzú.

Varios gobiernos expresaron sus condolencia por el fallecimiento del exgobernante, entre ellos los de Estados Unidos, México y Honduras.

Arzú murió en momentos en que la Fiscalía quería investigarlo por financiamiento electoral ilegal en los comicios de 2015.

El fallecido exmandatario fue polémico por sus explosivas declaraciones, por obstaculizar el ingreso de auditores estatales a la municipalidad que dirigía y por su mala relación con la prensa.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.